Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bartomeu asegura que el "liderazgo" en el fichaje de Neymar lo asumió Rosell

El presidente del Fútbol Club Barcelona, Josep María Bartomeu, y un representante legal de la entidad declaran como imputados ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que les investiga por un delito contra la Hacienda Pública que se habría cometido en el fichaje del delantero brasileño Neymar.

Bartomeu, que ha declarado durante más de tres horas como imputado en la causa en la que se investiga la compra del futbolista brasileño, ha atribuido a los asesores fiscales del club la decisión de imputar al ejercicio de 2014 un pago de cinco millones de euros a la sociedad del padre de Neymar que, según la Fiscalía, sería constitutivo de un delito fiscal por un fraude a la Hacienda Pública de 2,8 millones de euros.
"Yo les di la instrucción de que trabajasen con riesgo cero, que lo arreglaran y que pagaran", ha señalado el presidente culé antes de añadir, según las citadas fuentes, que el club pagó en febrero de 2014 un total de 13,5 millones de euros para regularizar su situación. "Y creo que hemos pagado de más", ha añadido.
La citación del presidente del Barcelona se ha producido a petición del fiscal José Perals y en ella el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 apunta indiciariamente que el Barça y Bartomeu podrían haber defraudado a Hacienda 2,8 millones de euros en 2014 en la operación de adquisición de Neymar.
"Ante la evidencia de que, para el caso de haber incumplido su obligación de retención del IRPF impuesta en la normativa tributaria, pudiere haberse superado en exceso el límite de 120.000 euros de cuota defraudada que fija el artículo 305 del Código Penal, concurren al presente estadio indicios suficientes para la investigación acerca de la posible comisión de un nuevo delito contra la Hacienda Pública (...) correspondiente al ejercicio de 2014", señalaba el juez en su resolución.
Estas cantidades se sumarían a 2,4 millones de euros que el club dejó de abonar en 2011 y a otros 6,9 millones correspondientes al ejercicio de 2013, por los que están imputados el expresidente del Barça Sandro Rosell, al que se imputan un delito societario y dos fiscales, y el propio club como persona jurídica por los mismos delitos contra la Hacienda Pública.