Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barreiro, exdirigente del PP que dio la Xunta al PSOE en 1987: "El único que sigue vivo políticamente es Rajoy"

El politólogo y exvicepresidente de la Xunta, Xosé Luís Barreiro Rivas, enfrentado políticamente a Mariano Rajoy en el PP gallego en los años 80, ha valorado este miércoles la figura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno para señalar que "después de los cambios que supuso la nueva política, el único que sigue vivo políticamente es él".
En una entrevista en la Radio Galega, Barreiro Rivas ha subrayado que a Rajoy le tocó "lidiar con problemas de gran envergadura y salió de ellos con gran serenidad".
Sobre si Rajoy volverá a presentarse a la Presidencia del Gobierno, apunta: "Si no se hace política muy bien en esta legislatura, si el Parlamento no pone las pilas y los grupos cambian sus posicionamientos actuales, es posible que le tengamos que pedir a Rajoy que vuelva a presentarse, quiera o no quiera, y en ese caso yo no sé lo que decidirá".
Barreiro fue vicepresidente de la Xunta de Galicia con el PP de 1983 a 1986, pero rompió con su partido tras ser sustituido en este cargo por Mariano Rajoy, y apoyó una moción de censura que dio el gobierno al PSOE en 1987; pasó entonces a ser número dos del ejecutivo socialista de Fernando González Laxe.
UNA RELACIÓN PERSONAL RECUPERADA
Rajoy y Barreiro mantuvieron un enfrentamiento político y personal durante años, hasta que han retomado la relación y compartieron comida el pasado dos de enero. El expolítico gallego ha explicado hoy que se conocen "desde hace 40 años", pues empezaron "haciendo política juntos, primero en Pontevedra y después en Santiago".
"Cuando lo llamaron a él para sustituirme en la Vicepresidencia de la Xunta pasamos años sin vernos, pero nunca tuve un problema personal con él".
Así, asegura que retomaron la relación "tiempo después" cuando se encontraron por la calle en Sanxenxo, y su último encuentro fue la semana pasada en Pontevedra en una comida.
Finalmente, Barreiro Rivas deja claro que tras "30 años de ausencia" no volverá a la política activa. "Tuve oportunidades buenas para volver y no dudé; ni quiero volver a la política ni sería positivo para nadie", sostiene.