Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas destaca que ha sido salpicado por la "batalla soterrada" que había entre Aguirre, González y Lapuerta

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha destacado este miércoles en el juicio por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) que ha sido salpicado por la "batalla soterrada" entre los expresidentes de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre e Ignacio González y el extesorero del PP Álvaro Lapuerta en el contexto del supuesto "espionaje" a políticos madrileños. "Las patadas que no dan a Lapuerta me las llevaba yo", ha destacado.
Así lo ha destacado al ser preguntado por su abogado, Joaquín Ruiz de Infante, por si alguna vez intercedió a favor de algún empresario para que resultase beneficiado con alguna adjudicación.
"Tendría que conocer a alguien para poder presionar", ha contestado Bárcenas, destacando en varias ocasiones que como gerente del partido no tenía capacidad de decisión y que sólo trataba con gerentes provinciales y regionales, "ni siquiera con los tesoreros".
En esta línea, su letrado ha mostrado en la sala una información publicada en 2009 por el diario 'El Mundo', que Anticorrupción aportó a la causa y en la que se destaca que en 2007 Bárcenas contactó con el exconsejero de Justicia de la Comunidad de Madrid Alfredo Prada para que adjudicase un servicio relacionado con la Ciudad de la Justicia de la capital a una empresa de seguridad.
Bárcenas, que ha destacado que la Fiscalía sólo aportó la primera página de la noticia y que ha tenido que ser él quién entregase el resto de hojas para probar su inocencia al respecto, ha explicado que se puso en contacto con Prada porque De la Cruz "no conseguía localizarlo". "No tuve nada que ver en eso", ha subrayado Bárcenas.
En este sentido, ha apostillado que este caso "hay que circunscribirlo en las peleas internas, en la batalla soterrada, que había en este momento en el PP de Madrid" entre Esperanza Aguirre e Ignacio González con Álvaro Lapuerta "por el tema del espionaje a políticos". "Las patadas que no se dan a Lapuerta me las llevaba yo", ha dicho al respecto.