Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas niega que vaciara sus cuentas en Suiza tras estallar la trama en febrero de 2009

Insiste en que la documentación suiza no se puede utilizar para imputar delitos fiscales
El extesorero del PP Luis Bárcenas ha negado este martes ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzga por los primeros años de actividades de la trama Gürtel (1999-2005) haber vaciado, tras estallar el caso en febrero de 2009, las dos cuentas que tenía en Suiza en las que según su versión ingresaba el dinero obtenido en operaciones comerciales fuera de España.
Frente a esta postura del acusado, el interrogatorio de la fiscal Concepción Sabadell ha estado dirigido a demostrar, apunte por apunte, que la salida de dinero de las cuentas obedeció a su interés por ocultarlo de las autoridades españolas.
Por otra parte, al reanudarse la sesión de este martes por la tarde, Bárcenas ha insistido en que la información que han facilitado las autoridades suizas sobre sus cuentas no se puede utilizar para imputarle de un delito fiscal. Ante ello, el presidente del tribunal que le juzga, Ángel Hurtado, le ha recordado que se le acusa por otras conductas delictivas: "hay más delitos, no sólo es el delito fiscal", ha dicho Hurtado.
La representante del Ministerio Público ha inquirido sobre las transferencias, salidas y retiradas de fondos de las cuentas helvéticas, a lo que Bárcenas ha contestado que únicamente en 2008 sacó tres millones de euros de la cuenta de la Fundación Sinequanon -que dice que creó para realizar unas operaciones con inversores uruguayos- para devolver el dinero que gestionaba con estas personas.
Ha añadido que dos años más tarde, en 2011, les entregó los intereses obtenidos como consecuencia de las inversiones, que ascendieron a otros 800.000 euros. También ha recordado que prestó otros tres millones de euros al extesorero de Alianza Popular Ángel Sanchís Perales. "No ha habido más salidas", ha apuntado.
El extesorero del PP ha explicado que los citados intereses que debía a sus socios uruguayos fueron transferidos a una cuenta que gestionaba su abogado en Montevideo abierta a nombre de la sociedad Tesedul, que era con la que el propio Bárcenas gestionaba su cartera de valores. ¿A una cuenta de una sociedad que es suya, qué sentido tiene?", ha preguntado la fiscal Sabadell al escuchar esta afirmación del procesado.
En cuanto a la transferencia que le hace a Sanchís, la fiscal ha querido conocer su participación en la sociedad argentina La Moraleja SA. El escrito de acusación de la Fiscalía apunta que una parte de los fondos del que fue contable del PP fueron transferidos a esta sociedad de la familia Sanchís, que es propietaria de un latifundio en Argentina dedicado al cultivo de limoneros en cuya administración intervenía el hijo del extesorero de Alianza Popular, Ángel Sanchís Herrero.
Bárcenas se ha desvinculado por completo de este "negocio familiar" y ha explicado que ofreció y prestó el dinero a Sánchís padre porque tras una celebración familiar a la que asistió le dio la sensación de que necesitaba el dinero. De éste préstamo sí consta contrato, al contrario del resto de operaciones, según ha puesto de manifiesto la fiscal Anticorrupción durante el interrogatorio.
También le ha preguntado por un ingreso de 50.000 euros recibido en la cuenta denominada 'Obispado' en Suiza en las mismas fechas y que Bárcenas ha atribuido a la devolución de un préstamo que realizó a una persona que en principio se ha negado a identificar, señalando que su nombre fue dado a conocer por la Comisión Rogatoria remitida a Suiza durante la instrucción.
Finalmente ha confesado que el dinero se lo prestó al empresario Adrián de la Joya y estaba vinculada a su compañía Serena Digital. Se trata de una persona cuyo nombre también ha salido a relucir en otro sumario, el que investiga las supuestas estafas del 'pequeño Nicolás', por su relación con el controvertido comisario Villarejo.
RETIRADAS DE EFECTIVO A PARTIR DE LA REGULARIZACIÓN
La fiscal ha preguntado insistentemente a Bárcenas por el cambio en el uso de sus cuentas suizas a partir del año 2012. Por aquella época, el que fuera responsable de las finanzas del PP comenzó a hacer disposiciones de efectivo en sus depósitos a diferencia de lo sucedido en años anteriores.
Según ha explicado Bárcenas, las novedades se produjeron a consecuencia de la regularización de esos fondos a través de la amnistía fiscal. A partir de ese momento, el depósito pasó a ser para él similar a los que tenía en España y dispuso de él "como le pareció oportuno". Entre otros gastos, el extesorero popular abonó con dinero de Suiza un viaje a la isla de Baffin, en la parte ártica de Canadá.*
El extesorero del PP ha hecho hincapié en que regularizó estos fondos a Hacienda no a título personal, sino a nombre de Tesedul, por recomendación de su asesor fiscal. "No ha habido intención de dolo por mi parte en ningún caso", ha dicho Bárcenas.
No obstante, la fiscal le ha recordado que para regularizar ese dinero abrió una cuenta en España, en Caja Madrid, a nombre de Tesedul; pero que su nombre no aparecía en aquel trámite, sino que la sociedad figuraba como empresa propiedad de un matrimonio uruguayo.
Ante las dudas expresadas por la fiscal, Bárcenas ha reconocido que esperó tres meses para informar a Hacienda de que esta sociedad de cartera de valores era suya y que no lo había hecho anteriormente para "evitar la suspicacia" de que él abría una cuenta a nombre de una empresa.
De hecho, ha llegado a asegurar que con esta regularización "el beneficio para la Hacienda Pública ha sido superior" al que debiera, ya que incluso tributó dividendos que eran de los inversores uruguayos.
CUENTA 'ROSALÍA'
Bárcenas también se ha referido a la cuenta suiza bautizada como 'Rosalía' y ha explicado que la abrió para tener capacidad operativa propia sobre parte de su dinero ya que el otro depósito del que disponía estaba a nombre de la Fundación Sinequanon y tenía sobre él capacidades restringidas porque incluía fondos de inversores uruguayos que no eran de su propiedad.
Por ello, transfirió 60.000 euros a esta nueva cuenta, abierta no sólo con el nombre de su mujer sino también a su nombre y titularidad. "Pedí tarjetas de crédito y la utilicé para gastos míos corrientes", ha dicho.
Siguiendo la misma línea de todo el interrogatorio, Bárcenas ha vuelto a exculpar a su esposa y ha asegurado que, a pesar de estar a su nombre, dio órdenes expresas de que nadie que no fuera él podía operar sobre el depósito, ni siquiera la titular. "Mi mujer no ha recibido jamás un extracto ni ha visto un movimiento de esa cuenta", ha dicho.