Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona reunirá por segunda vez a ministros de Exteriores de la Unión por el Mediterráneo

La Generalitat no está invitada por tratarse de un encuentro de trabajo de los países miembros de la asociación
La Unión por el Mediterráneo, organización heredera del Proceso de Barcelona que agrupa a los países de la UE con sus vecinos del sur y este del Mare Nostrum, ha convocado la semana próxima la segunda reunión de su historia a nivel de ministros de Exteriores de sus 43 países miembros.
El conflicto palestino israelí ha supuesto siempre un freno en la asociación euromediterránea, cuyos intercambios comerciales apenas alcanzan el 9 por ciento entre la ribera norte y la sur, y solo representan el uno por ciento entre los vecinos del sur.
Prueba de la dificultad de avanzar en la integración euromediterránea es que la UpM, lanzada en 2008 con el impulso de Francia y Egipto, solo ha conseguido celebrar una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, la de su fundación.
La Secretaría General de la UpM, con sede en Barcelona y que maneja un exiguo presupuesto de ocho millones de euros (la mitad procedente del presupuesto comunitario, el resto contribuciones voluntarias de sus miembros), es consciente de que hoy por hoy debe conformarse con convocar a sus miembros a nivel de ministros como máximo.
Junto al Foro Regional, que en su segunda edición los próximos días 23 y 24 de junio reunirá a los Gobiernos de los países miembros con representantes de sus sociedades civiles, a lo largo del año la UpM celebra varias reuniones ministeriales con los representantes de carteras tales como agua o desarrollo sostenible, a cuyos responsables se les espera en sendas reuniones esta primavera en Malta y El Cairo.
La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, y el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, intervendrán en la inauguración de la reunión, a la que no se ha invitado a la Generalitat por tratarse de un encuentro "de trabajo", han informado fuentes diplomáticas.
En 2013, la participación del entonces presidente de la Generalitat Artur Mas en un foro económico organizado por la UpM motivó un enfrentamiento con el Gobierno español. Mas quería tomar la palabra en la inauguración del acto, donde estaba previsto que hablase el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero finalmente solo se le invitó a asistir a la inauguración, pero no a hablar.
Desde el Gobierno argumentaban que se trataba de una reunión entre Estados en la que la Generalitat no tenía ningún papel que desempeñar.
En la reunión de ministros de Exteriores del I Foro Regional celebrado en Barcelona en noviembre de 2015 tampoco hubo presencia de representantes de la Generalitat catalana.
Al encuentro de la semana próxima han confirmado su asistencia los ministros de Exteriores de Jordania, Portugal, Túnez, Palestina, Bosnia y Herzegovina, Albania y los secretarios de Estado de Egipto y Eslovenia, entre otros. Sí habrá un representante de la Generalitat en un panel de discusión el día 24 sobre las necesidades de la juventud euromediterránea organizado por el think tank IEMED.
En la reunión de los ministros está previsto que se haga un balance de los proyectos puestos en marcha por la UpM, como el que persigue descontaminar el lago de Bizerta, en Túnez; se fije un plan de trabajo futuro y se hable de los asuntos que copan la actualidad de la región, como la amenaza del terrorismo, la guerra de Siria, el conflicto de Oriente Próximo o la crisis migratoria.