Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona y Madrid se unen para exigir la regulación de los alquileres al Gobierno

Los gobiernos municipales de Barcelona y Madrid se han unido para exigir que el Gobierno central regule los precios de los alquileres para "garantizar el derecho a la vivienda", ha anunciado este viernes en rueda de prensa la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, junto al concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo.
Los dos concejales se han reunido para abordar conjuntamente algunos problemas que tienen ambas ciudades en materia de urbanismo, como la urgencia para combatir los procesos de gentrificación que provocan "la expulsión de los vecinos de sus lugares de residencia", ha declarado Calvo.
Sanz ha explicado la necesidad de compartir instrumentos técnicos y jurídicos para afrontar esta cuestión desde las ciudades pero también de presionar conjuntamente al Gobierno central para que regule los alquileres como ya ha hecho la Generalitat con la ley de protección del derecho a la vivienda aprobada el mes de diciembre.
La teniente de alcalde ha alertado de que la tendencia de subida de precios de los alquileres ha provocado esta gentrificación y ha identificado el turismo como su principal causa, además de lamentar que el Ejecutivo estatal no haya hecho nada hasta ahora, por lo que pide "empujar y presionar" para cambiar esta situación.
El concejal de Vivienda barcelonés, Josep Maria Martorell, ha explicado que el Ayuntamiento está trabajando para elaborar un índice de precios y determinar las medidas que regulen el precio de los alquileres tanto a nivel catalán como estatal.
Además, ambos ayuntamientos han acordado crear un grupo de trabajo en el que los equipos de urbanismo se reunirán cada trimestre para dar continuidad al trabajo conjunto que hacen para afrontar los retos que tienen las dos ciudades, ha anunciado Calvo.
Sanz ha declarado que el objetivo de la primera mesa de trabajo será concretar cómo los dos gobiernos municipales trasladan la exigencia de regular los alquileres al gobierno del estado.
En la reunión de este viernes también han tratado otras cuestiones urbanísticas, como la lucha contra el cambio climático y la contaminación o la renovación de los sistemas de movilidad, con el objetivo de trabajar de forma coordinada para que "Barcelona y Madrid sean ciudades donde poder vivir con todos los derechos garantizados", ha afirmado Sanz.