Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BOE publica el reingreso en la carrera fiscal de Torres-Dulce

Eduardo Torres-Dulce en una audienciaGtres

El Boletín Oficial del Estado publica la reincorporación de Eduardo Torres-Dulce a la carrera fiscal tal y como solicitó cuando dimitió como Fiscal General del Estado el pasado 18 de diciembre.

Con efectos del día 22 de diciembre de 2014, Torres-Dulce pasa a ocupar la plaza de fiscal de sala adscrito al Tribunal Supremo que venía desempeñando en el momento de su nombramiento como Fiscal General del Estado.
Así se recoge en la resolución del Ministerio de Justicia del 23 de diciembre y publicada hoy en el BOE, por la que se que acepta "la solicitud de reincorporación al servicio activo" planteada por el ex Fiscal General al dimitir. Torres-Dulce se encontraba en situación de servicios especiales desde que fue nombrado para el citado cargo.
Su dimisión tuvo lugar el jueves 18 de diciembre; en su renuncia al cargo alegó motivos personales aunque desde diferentes ámbitos se apuntó a su falta de sintonía con el Gobierno, evidenciada de forma pública durante las semanas previas, como causa esencial de su decisión.
AUTONOMÍA EN GÜRTEL
El desencuentro venía de lejos y podría estar relacionado con la defensa de la autonomía fiscal de la que Torres-Dulce hizo gala desde el comienzo de su mandato y que se habría evidenciado, para disgusto del Gobierno, en la gestión que Anticorrupción ha realizado de asuntos clave para el PP como son los casos "Gürtel" y el de los "papeles de Bárcenas". El ex fiscal general dejó muy libre criterio a los fiscales designados en estos asuntos.
Las quejas públicas de Torres-Dulce contra el Gobierno comenzaron a hacerse públicas a cuenta de los planes de Gallardón para el Código Procesal Penal, que no cumplían con sus expectativas para lograr la instrucción penal por los Fiscales.
Más adelante, el enfrentamiento cristalizó con las tensiones que precedieron a la interposición de la querella de la Fiscalía contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y dos miembros de su gobierno por su intervención en el denominado proceso participativo del 9-N.
La "radiografía", como el mismo Torres-Dulce la llamó, que la prensa hizo del proceso de elaboración de la querella puso negro sobre blanco que el fiscal general y el Gobierno no compartían criterio sobre los tiempos de presentación de la misma.
Así se evidenció durante la última comparecencia de Torres-Dulce en el Congreso el pasado 26 de noviembre, cuando manifestó que no se le puede decir que sea proclive al Gobierno de Mariano Rajoy y citó como ejemplos que ha sido él quien solicitó la prisión del extesorero del PP Luis Bárcenas y que ha mantenido posiciones contrarias al Ministerio del Interior en los casos "Bolinaga" y "Matas".
"No toleraré nunca que el gobierno me diga lo tengo que hacer, porque sería un delito", ha afirmado, para añadir: "Si tengo que sostener posición contraria al gobierno la sostengo".