Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aznar anima a impulsar "una reanimación del mapa electoral" en España que se aleje "del amiguismo insustancial"

El expresidente, arropado por Esperanza Aguirre, advierte del riegos de "derrumbe" si no se actúa contra "brechas" como la territorial
El expresidente del Gobierno José María Aznar ha animado este lunes a impulsar "una reanimación del mapa electoral" español donde primen "los movimientos inclusivos, el realismo y la responsabilidad" con programas de "ambición nacional y deseo de progreso" alejados del "localismo empobrecedor, el populismo mendaz y el amiguismo institucional".
En estos términos se ha expresado el presidente de la Fundación FAES durante el discurso con el que ha inaugurado en Madrid el ciclo de conferencias 'El necesario fortalecimiento de España', organizado por la Fundación Valores y Sociedad que preside por Jaime Mayor Oreja. Se trata de la tercera aparición pública de Aznar en apenas dos semanas, poco después de que en diciembre renunciara a la presidencia de honor del Partido Popular mediante una carta dirigida a Mariano Rajoy.
Ante el abarrotado auditorio de la Fundación Ramón Areces, donde ha sido recibido con expectación y largos aplausos, Aznar ha asegurado que "España no se va a romper", aunque ha advertido del riesgo de "derrumbe" que corre nuestro país si no actúa contra "brechas" como la social, la territorial o la "electoral" que podrían desembocar, según el expresidente de Gobierno, en "fracturas".
"Lo tenemos todo para afrontar estos nuevos desafíos, sería muy lamentable que lo único que nos faltara fuera la voluntad", ha proclamado en tono aleccionador ante la expresidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, que ha asistido al discurso en primera fila junto a la exalcaldesa de Madrid y esposa de Aznar, Ana Botella, el exministro Mayor Oreja y la antigua dirigente del PP vasco, María San Gil, que ha presentado a Aznar como la persona que "nos enseñó a sentirnos orgullosos de ser españoles".
En un discurso donde ha exaltado la Transición calificándola como "un proceso virtuoso" y ha reivindicado su etapa al frente del Gobierno --"Nunca he considerado el balance como algo trabajado en el vacío", ha dicho sobre su paso por La Moncloa--, Aznar ha pedido "apartar la desconfianza y el pesimismo", aunque el propio presidente de la FAES ha admitido que no confía en poder celebrar en 2019 nada "memorable" como la entrada en la moneda común de 1999, o la primera presidencia española de la Unión Europea de 1989, hitos con los que ha ilustrado el reciente pasado "cohesivo" y "constructivo" de España.
"Tenemos grandes dificultades para dar continuidad a ese relato", ha explicado Aznar, para quien "el impulso modernizador, ambicioso y profundo" que, en su opinión, caracterizaba a nuestro país, "se ha agotado". Por ello, ha emplazado a los asistentes, donde también se encontraba Santiago Abascal, presidente de la formación derechista Vox, a abandonar la "debilidad" actual. "Debemos actuar con confianza y la memoria de los mejores años de nuestra historia. Estoy convencido de que sabremos hacerlo", ha proclamado.