Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un exasesor de Aznar y dos altos cargos más declaran como investigados en la causa que se investiga a Martínez Pujalte

El exdiputado y la que fuera su socia, Ana Torme, ya declararon ante el tribunal sobre la actividad de la empresa Sirga XXI
El exasesor de José María Aznar Jaime Miguel Marín, el exdiputado Alejandro Ballesteros, y María del Mar Benito prestarán declaración este miércoles en calidad de investigados ante el Juzgado de Instrucción 49 de Madrid en el marco de la causa sobre el cobro de trabajos presuntamente inexistentes por parte del exdiputado del PP Vicente Martínez Pujalte y su exsocia Ana Torme, a través de la empresa Sirga XXI Asesores, de la que ambos eran socios.
La causa, que procede de los Juzgados de Valladolid, se abrió después de que Torme denunciara ante la Fiscalía un entramado empresarial presuntamente dirigido por Pujalte, en la que detalló cómo ella cobró por labores de dirección y gestión de la empresa Sirga XXI Asesores hasta que se desvinculó en 2001, mientras su socio multiplicaba esta cantidad en sus ingresos por ser quien realmente captaba los clientes y prestaba los asesoramientos ahora investigados.
Tanto Torme como Pujalte prestaron declaración también en calidad de investigados el pasado 23 de noviembre en los Juzgados de Plaza Castilla. En su comparecencia, el exparlamentario no hizo referencia a su gestión como cargo público y explicó que el interrogatorio había versado sobre una cuestión "privada", en referencia a su actividad empresarial.
Torme aseguró en la denuncia que tras desvincularse de la empresa advirtió irregularidades, como el hecho de que muchas empresas que facturaban a Sirga fueran de personas del PP y que algunos de sus administradores estuvieran sometidos a escándalos de corrupción o fueran familiares de éstos.
Según Torme, Pujalte le propuso asociarse para poner en marcha una empresa de asesoramiento, en principio para gestionar los derechos de autor de "un grupo de músicos amigos suyos", al los que llegó incluso a presentar.
La empresa Sirga XXI se constituyó el 22 de octubre de 2008, si bien la idea inicial no llegó a desarrollarse por motivos que Torme aseguraba desconocer. Además de la gestión de los derechos de autor, Torme señalaba que Martínez Pujalte le propuso incluir en el objeto de la sociedad la prestación de servicios de consultoría y asesoramiento fiscal, económico, financiero y jurídico, y que él asumiría el papel de presidente y ella el de secretaria.
En su denuncia, Torme señaló que el trabajo de captación de clientes fue asumido por el exdiputado y que entre los trabajos en dicho ejercicio aparecieron estudios para la Confederación de Empresarios de Badajoz, asesoramiento a la empresa Corporación Llorente S.L., entidad con renombre en Valladolid.
HERENCIA DE TRILLO
Sobre esta empresa en particular, Torme señalaba que Martínez Pujalte no le dijo que anteriormente ese trabajo lo desempeñaba otro exdiputado del PP, Federico Trillo, tal y como desvelaría la prensa y ha reconocido él mismo públicamente.
Según los datos obrantes en la denuncia, Sirga emitió factura a Corporación Llorente el 27 de noviembre de 2008 por importe de 15.000 euros, y a ella no se le informó de que se trataba de un contrato mensual, cosa que conoció después.
Otros trabajos que surgieron para Sirga XXI Consultores fueron la confección de un libro científico sobre las cajas de ahorro españolas, de cuya edición se encargó Aranzadi y cuyos directores fueron el propio Pujalte y el ministro de Economía, Luis de Guindos.
Martínez Pujalte seguía captando otros clientes y subcontrató a Miguel Marín Cozar, quien luego se incorporaría como socio a Sirga XXI, y asesoró entre otros a Marcenado Economistas S.L y Mind Talent Selection S.L, según Torme. En el año 2011 la labor se ampliaría a Karistia S.L. Y a Scardovi, las empresas de Pedro Gómez de la Serna y Gustavo de Aristegui, exdiputados del PP investigados en la Audiencia Nacional.
COBROS DE LA EMPRESA
Sobre sus retribuciones, Torme aseguró que Martínez Pujalte obtuvo en 2008 los 15.000 euros que procedían de Corporación Llorente porque él fue quien realizó la prestación profesional. Para evitar confusiones, se estableció que, dados de alta como autónomos, recibirían una retribución por dirigir la empresa y el exdiputado otra más por los servicios profesionales que prestara personalmente.
En el año 2009 Torme percibió un sueldo de 19.956 euros, mientras que en atención a su doble cometido Martínez Pujalte se embolsó 40.880. El reparto en 2010 fue de 27.456 euros para Torme y 65.706 para Martínez Pujalte, mientras que en 2011 el reparto fue de 35.380 para la primera y de 96.456 euros para su socio. Tormé decidió abandonar el proyecto en 2011 "viendo que la empresa estaba en manos" del exdiputado, por lo que vendió sus participaciones en noviembre de dicho año por 5.250 euros.
NIEGA HABER INGRESADO 3 MILLONES DE EUROS
Martínez Pujalte remitió un escrito la semana pasada al Juzgado de Instrucción número 49 en el que negó haber ingresado en un año cerca de tres millones y medio de euros como apuntó la Agencia Tributaria en un informe y dijo que se trata de interpretación "equívoca" y "torticera" de Hacienda que sumó en varias ocasiones las mismas cantidades de forma errónea.
En concreto, explicó que la Agencia Tributaria suma, respecto al ejercicio fiscal 2015, todos los abonos que se producen en dos cuentas distintas y duplica cantidades y que una de esas cuentas es la corriente de uso habitual mientras que la otra es la que emplea para sus ahorros a plazo fijo.
Tras dos vencimientos producidos el 23 y 24 de enero de 2015 de depósitos de 50.000 y 425.000 euros "se reintegró dicho capital en la cuenta corriente" y, posteriormente, el mismo importe salió de nuevo hacia la segunda cuenta una vez quedó renovado el plazo fijo por dos meses; una práctica que se repitió en 2015, según explica el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.