Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Madrid empieza con la retirada de monumentos franquistas

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a retirar algunos de los monumentos franquistas que se encuentran en la capital, tras haber sido aprobado en el Pleno del 22 de diciembre con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos frente a la negativa del PP.

Los primeros levantamientos han sido los del monumento del fusilamiento de los ocho carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel Alto, el monolito al Alférez Provisional situado en la Plaza de Felipe IV y la lápida de José García Vara.

El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, presentará este miércoles una denuncia contra la alcaldesa, Manuela Carmena, ante los Juzgados de Plaza de Castilla por la retirada de monumentos "ajenos al franquismo", haciendo referencia al levantamiento del monumento de Calvo Sotelo.
Por su parte, la delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, ha justificado con "informaciones técnicas", bajo el paraguas de la Ley de Memoria Histórica, la retirada de vestigios franquistas "de titularidad municipal", además de criticar el "interés político" del PP, con "unas informaciones muy interesadas justo en el momento en el que están saliendo casos de corrupción".
Mayer ha explicado a la prensa que el área que dirige tiene “la competencia para aplicar la Ley de Memoria Histórica en vestigios de titularidad municipal”, ya que los retirados "no son de titularidad privada". Es por ello que "no es necesaria ninguna autorización reglamentaria para proceder a su retirada", ni tan siquiera un decreto.
En este punto, la delegada ha remarcado que "es de titularidad municipal" la placa dedicada a los frailes carmelitas fusilados en 1936, hasta ahora en el Cementerio Parroquial de Carabanchel, aunque el recinto sea privado al pertenecer a la Iglesia.
Calvo Sotelo
Preguntada por la retirada de la inscripción en el monumento dedicado a José Calvo Sotelo, la edil lo ha justificado con "una serie de informaciones técnicas" que tienen desde el área y siempre de acuerdo a la legislación. "Son varias informaciones técnicas, son muchos vestigios. Hay varios monumentos retirados porque el principal articulado de la ley tiene que ver con la represión y la violencia en la dictadura", ha declarado.
Al ser preguntada de nuevo por los motivos de la retirada del vestigio a Calvo Sotelo, asesinado antes del franquismo, Mayer ha contestado que la ley "además recoge otras muchas aplicaciones que tiene que ver con el martirio para justificar la retirada de este vestigio".
Más retiradas
El calendario de retirada de vestigios ha comenzado este mes de febrero y se prolongará hasta abril, cuando se presente el plan de memoria histórica, aprobado en Pleno por Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos. Los retirados son los de la lápida de José García Vara y el monolito al Alférez Provisional.
Próximamente se eliminarán los vestigios de la lápida a los Caídos de Chamartín (plaza de Duque de Pastrana), el monumento a los mártires en la Sacramental de San Isidro (paseo de la Ermita del Santo) y la placa a los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo, en el distrito de Barajas.
“Interés político” del PP
Mayer ha confesado que le sorprende "la actitud irresponsable del PP con respecto a la aplicación de la ley de Memoria Histórica". "En el siglo XXI un partido democrático, sea de la ideología que sea, tiene que hacer una lectura histórica y democrática de lo que ha pasado en este país con la guerra civil y con la dictadura, como lo dicen las organizaciones internacionales y la ley que tenemos que cumplir", ha expuesto.
Ha puesto el acento en "un interés político muy claro, justo en el momento en el que están saliendo casos de corrupción, cuando Valencia está intervenida por una gestora y en Madrid Esperanza Aguirre tiene que declarar en dos semanas en la Asamblea de Madrid por Púnica y Gürtel", ha lanzado.