Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Barcelona dice que el desalojo de la finca 'okupada' La Rimaia no afecta a familias en exclusión

Trató de negociar con la propiedad y le abrió un expediente sancionador al mantener el edificio vacío
El Ayuntamiento de Barcelona ha garantizado este miércoles que el desalojo de la finca 'okupada' en la Ronda de Sant Pau conocida como La Rimaia no ha afectado a ninguna familia en situación de exclusión residencial, han señalado fuentes municipales a Europa Press.
Han resaltado que, aprovechando la suspensión del desalojo ordenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en noviembre, el Ayuntamiento ha ofrecido alojamiento a las dos unidades familiares que se encontraban en situación de exclusión y residían en la finca, a través de la Unidad Contra la Exclusión Residencial (Ucer).
El Ayuntamiento ha recordado que intentó "durante meses" negociar con la propiedad del inmueble para que la finca se incorporara al parque de vivienda pública, ya que nunca se habitó desde que se terminó la obra del inmueble a principios de la década de 1990, han relatado las mismas fuentes.
El consistorio realizó esta propuesta en tres ocasiones pero la propiedad lo rechazó, por lo que el Ayuntamiento inició un expediente y procedimiento sancionador, procesos que en otras ocasiones con otras fincas han implicado multas de hasta 315.000 euros por cada piso vacío.
Considera que la finca ha vulnerado durante años la Ley del Derecho a la Vivienda, que define como utilización anómala el hecho de mantener pisos en desocupación permanente, teniéndolos vacíos de forma injustificada durante más de dos años, han destacado.
Los Mossos d'Esquadra han iniciado a sobre las 6.00 horas de este miércoles el desalojo del edificio --ya desalojado en ocasiones anteriores--, en el que había varias personas dentro y al menos dos estaban colgadas de la fachada atadas entre dos balcones.