Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Barcelona dice que acusar a CDC por el Palau es una cuestión "política y no jurídica"

El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens ha asegurado este martes que permitir que el Consorci del Palau de la Música acuse a CDC en el juicio por el presunto cobro de comisiones es una cuestión "política y no jurídica" porque jurídicamente es posible.
Los servicios jurídicos municipales se han puesto en contacto con la Fiscalía y con la acusación, y estarían dispuestas a cambiar las conclusiones, ha asegurado en rueda de prensa junto al gerente de Recursos del Ayuntamiento, Joan Llinares.
También han contactado con los servicios jurídicos de la Generalitat para abordar la situación, y Asens ha insistido en que el consorcio debe reclamar los 6,6 millones de euros que supuestamente CDC cobró de Ferrovial a cambio de obras públicas: si no los reclama y hay sentencia condenatoria, el dinero podría acabar en las arcas del Estado y no en la institución cultural.
El Gobierno de Ada Colau espera que la Generalitat responda a la petición de la alcaldesa de una reunión extraordinaria del consorcio este mismo martes, ya que las partes personadas deben pronunciarse este miércoles sobre si mantienen sus conclusiones o las modifican, lo que permitiría acusar a CDC.
"Se agotan las horas. El miércoles acaba el plazo y estamos a la expectativa de lo que diga el Govern, pero todavía estamos a tiempo de reconducir la situación", ha advertido Asens respondiendo al conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, que el lunes dijo que el Govern será consecuente cuando haya sentencias firmas y que, si es necesario, volverá a emprender acciones legales.
Asens ha replicado que "es ahora o nunca" porque la sentencia no se podrá modificar, y asegura que la Fiscalía y la acusación estarían dispuestas a buscar los mecanismos para que estos 6,6 millones se reintegren en las arcas del Palau de la Música.
Ha defendido que esta es una "oportunidad para estar a la altura y hacer política de país y no de partido", y de que los 6,6 millones se queden en Cataluña y la ciudad en vez de ir a las arcas del Estado, y considera que está en riesgo la credibilidad de las instituciones.
"SENTIDO DE PAÍS"
"Tenemos que tener sentido de país e intentar que las cosas se reconduzcan y se haga justicia", según Asens, que tiene esperanzas de que se acuse a CDC, y ha avisado al Govern de que no sólo tiene responsabilidades políticas, sino también patrimoniales, porque el Palau de la Música perderá estos 6,6 millones si no se reclaman.
Ha avisado al PDeCAT de que, "si quieren romper con el pasado de CDC, ahora es una gran oportunidad para hacerlo", y ha exigido al partido responsabilidad, altura de miras y primar el interés general.
GOVERN "DIVIDIDO"
Ha resaltado que "el Govern, por el momento, está dividido", porque ERC aseguró el lunes que no había sido consultada sobre el asunto, y ha añadido que quien todavía no ha hablado ha sido el presidente de la Generalitat, tras lo que ha pedido al Govern que no se ponga del lado de quienes han saqueado el Palau, sino que ejerza sus derechos como víctima.
Ha valorado "positivamente" la postura de los republicanos por ser congruente con su opinión inicial, ya que la Generalitat del tripartito --que incluía a ERC-- sí acusó a CDC, algo que se modificó con el cambio de Govern y el retorno de CiU, ha dicho Asens, que ha defendido que este cambio demuestra que es una decisión política y no jurídica.