Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional juzga a 36 miembros de Batasuna

Juicio de las 'Herriko Tabernas'EFE

Un total de 36 miembros de Batasuna se sientan en el banquillo ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, acusados de participar en la financiación de la banda terrorista ETA a través de más de un centenar de 'herriko tabernas'. El histórico dirigente de la izquierda abertzale Karmelo Landa ha reclamado a la Audiencia Nacional que absuelva a los 36 acusados por ser "otro macroproceso políticio" y ha expresado tener la impresión de que "el Gobierno del PP no ha asimilado que la izquierda abertzale ya es legal".

Los acusados se enfrentan a una petición fiscal de penas de entre 8 y 12 años por delitos de pertenencia o colaboración con banda armada. La causa se sigue, además, contra 110 'herriko tabernas' declaradas responsables civiles subsidiarias. La vista oral ha comenzado más de 11 años después del comienzo de la investigación, iniciada tras la detención, en abril de 2002, de una decena de personas acusadas de desarrollar un plan de financiación ideado por ETA a través de los locales.
"Marcoproceso político"
El histórico dirigente de la izquierda abertzale, Karmelo Landa, ha hablado ante los medios de comunicación a las puertas de la sede que la Audiencia Nacional tiene en San Fernando de Henares (Madrid), acompañado por los diputados de Amaiur Xabier Mikel Errekondo, Maite Ariztegi y Jon Iñarritu y varios de los acusados que portaban una pancarta de grandes dimensiones en la que se podía leer 'Libre'.
También les rodeaban presuntos dirigentes y miembros de Segi, que comparecen en otro juicio, y se encontraban ataviados con camisetas naranjas en las que se podía leer 'De la solidaridad al compromiso'.
"Nuestro deseo es volver a Euskal Herria a continuar trabajando por el proceso de paz, porque tengamos más pronto que tarda un marco de paz y de democracia, que es en lo que estamos trabajando la izquierda abertzale desde hace tiempo", ha afirmado Karmelo Landa.
"Inusitada" actividad en la Audiencia Nacional
En su opinión, la Audiencia Nacional vive esta semana una "inusitada" actividad celebrando "macroprocesos de marcado carácter político", como el seguido contra los presuntos miembros de Segi o el que se inicia este miércoles por la financiación de ETA a través de 'herrikos'. "Alguien tendrá que explicar por qué ahora hay este interés en montar estos macroprocesos", ha añadido.
Landa ha criticado que a lo largo de once años de instrucción "no se ha aportado nada nuevo a las inculpaciones iniciales, que se realizaron cuando trabajaban en colaboración el entonces presidente del Gobierno José María Aznar, su ministro del Interior Mayor Oreja y el entonces juez Baltasar Garzón".
Dicho esto, Landa ha confiado en que la sentencia culmine con "una absolución lo más pronta posible" tanto en Segi como en el juicio de las 'herriko tabernas'.
El ex dirigente de Batasuna ha refrendado la conclusión que, según dijo, alcanzó la comisión de juristas que intervino ayer en el Parlamento vasco y que calificó esta causa como un "disparate", "anacrónico y distorsionado que nunca debería haberse iniciado".
Sin Otegi
El macrojuicio, que se celebrará en la sede de la Audiencia Nacional situada en la localidad madrileña de San Fernando de Henares y cuya duración prevista es de cinco meses, se abrirá con la declaración del dirigente de la izquierda abertzale Joseba Álvarez. El tribunal ha fijado hasta el próximo 18 de noviembre la fase testifical de la vista, en la que no está incluido el exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi.
Tanto él como José Luis Elkoro, Joseba Mikel Garmendia e Imanol Cortazar han sorteado la acusación después de que la Sala estimara la excepción de cosa juzgada en los cuatro casos. Con informe favorable del fiscal, la Sección Segunda asumió la jurisprudencia del Tribunal Supremo y consideró que no se puede volver a juzgar a ninguno de ellos por integración.
Otegi fue condenado por la Audiencia Nacional a 10 años de prisión por pertenecer a la banda en el conocido como 'caso Bateragune', proyecto destinado a la reconstrucción de la ilegalizada Batasuna. El Supremo redujo la pena a seis años y medio de cárcel. La condena está pendiente de recurso ante el Tribunal Constitucional.
En su escrito de conclusiones provisionales, presentado en abril de 2010, el fiscal insistía en que desde 1978 y hasta que Batasuna fuera ilegalizada en marzo de 2003, su "simbiosis" con ETA fue "absoluta". Las diferentes estructuras del denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MNVL), afirmaba, ejecutaron durante esos años y en distintos frentes "una actividad complementaria de apoyo, soporte y cobertura a las estrategias y fines de la organización terrorista, sin las que no hubiera sido posible la subsistencia de ésta".
Como prueba de ello, destaca la participación de miembros de ETA en el entramado KAS-Batasuna a través de los puestos en los partidos y asociaciones del entramado, en los que "se inserta a personas condenadas por sus relaciones con el terrorismo y a miembros de la mesa nacional de Herri Batasuna".
En algunos casos, explica, se simultaneaba la militancia en ETA y la pertenencia a cargos en Batasuna, aunque lo "más habitual", era que "militantes de ETA, una vez cumplidas sus responsabilidades penales, se integraran en la mesa nacional o en estructuras de dirección de Batasuna" o que personas que ejercieran responsabilidades en estas organizaciones "se integraran posteriormente en la estructura operativa de ETA".
CONCLUSIÓN DE SUMARIO EN 2008
El juez Garzón concluyó el sumario 35/02 el 1 de abril de 2008, tras seis años de investigación que buscaban desentrañar los medios de financiación de Batasuna. El juicio comenzará cinco años después.
El magistrado justificó el procesamiento de todos los dirigentes de la formación en la tesis de que Batasuna no sólo forma parte de la organización terrorista ETA como brazo político, "sino como una estructura más del complejo político-violento diseñado para conseguir una finalidad concreta a través de la subversión y la alteración de la paz pública, la autodeterminación de la denominada 'Euskal Herria'".
Además de Álvarez entre los acusados se encuentran Joseba Permarch y Rufino Etxeberria. El resto de los miembros de Batasuna juzgados son Juan Carlos Rodríguez González, Mikel Arregi Urrutia, Juan Pedro Plaza, Florencio Aoiz, Adolfo Araiz Flamarique, José Luis Elkoro Unamuno, José Federico Alvarez Forcada, Juan Cruz Aldasoro, Esther Aguirre, Miren Jasone Manterola, Kepa Gordejuela, María Isabel Mandiola, Segundo López de Aberasturi, Antton Morcillo, Santiago Quiroga, Jon Gorrochategi y José Luis Franco Suárez.
También se juzga a Maite Amezaga, Joseba Garmendia, Juan Francisco Martínez Betanzos, Ignacio Lizaso, Jaione Intxaurraga, Rubén Andrés Granados, Enrique Alaña, Agustín Rodríguez, Patxi Bengoa, Idoia Arbelaiz, Izaskun Barbarias, Sabino del Bado, Vicente Enecotegi, Pedro Felix Morales San Sebastián, Andrés Larrea, Joseba Imanol Cortázar, Josu Iraeta, José Antonio Egido, Karmelo Landa y Santiago Hernando.