Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional cumple 40 años: De la lucha contra ETA y los narcos a la persecución de la corrupción política

El presidente de la Audiencia Nacional subraya que el tribunal "ha nacido y crecido junto a la democracia"
La Audiencia Nacional cumple este jueves 40 años, desde que el 5 de enero de 1977 se publicase en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el decreto-ley que establecía la creación de este órgano judicial. Durante su trayectoria, las distintas salas que la componen han investigado y juzgado casos de gran repercusión mediática y en ocasiones incómodos para los diferentes gobiernos que se han centrado en temas como el terrorismo, el narcotráfico o la corrupción política.
La creación de la Audiencia Nacional coincide con la supresión con el el franquista Tribunal de Orden Público y con el año en el que se celebraron las primeras elecciones en España tras la dictadura de Francisco Franco.
El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro Miranda, ha celebrado este jueves en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, el aniversario de este tribunal y ha subrayado que el órgano judicial que preside ha "nacido y crecido" junto a la democracia, ya que, en su opinión, 1977 era un año "muy duro para este país" porque la democracia estaba "en sus primeros pasos".
"La Audiencia Nacional y la democracia de este país han nacido y crecido juntas", ha recalcado en referencia a que el BOE publicó ese mismo día la Ley de Reforma Política, algo que, a su juicio, es "importante significar".
LUCHA CONTRA EL TERRORISMO
Haciendo un balance de la trayectoria del órgano judicial, desde sus inicios los magistrados de la Audiencia Nacional centraron sus esfuerzos en la lucha contra el terrorismo de ETA, una labor que a principios de este siglo se amplió al entorno de la banda mediante investigaciones a su brazo político (EKIN) e internacional (Askapena), sus finanzas, sus juventudes (Jarrai) y también contra el fenómeno de la lucha callejera (kale borroka) y contra los partidos que las sustanciaban como HB y Batasuna.
La Audiencia sufrió como la banda asesinó a una de sus fiscales --Carmen Tagle, en septiembre de 1989-- tuvo que enfrentarse a otro tipo de terrorismo, el de los Gal, con procedimientos de gran repercusión política y mediática en tiempos del gobierno socialista de Felipe González.
La lucha contra el terrorismo de ETA ha derivado en los últimos años en la investigación del fenómeno yihadista, que tuvo su principal hito en la instrucción y juicio por los atentados del 11-M.
Navarro ha afirmado que los juicios contra la organización terrorista ETA han sido muy "emotivos" y han tenido una "afección personal" para "todos y cada uno de los miembros de la Audiencia Nacional, desde un funcionario hasta un juez". Según ha dicho, todos ellos han realizado una "labor francamente importante" en la "lucha impagada" en esta materia.
No obstante, ha resaltado que el gran reto actual de este tribunal es la lucha contra el yihadismo. Navarro ha enfatizado la "importante labor de prevención" y ha aplaudido la reforma del Código Penal en 2015 para "adelantar las barreras penales" y poder introducir delitos como el autoadoctrinamiento para combatir esta lacra.
Ante todo esto, el presidente de la Audiencia Nacional ha insistido en que el balance de estos 40 años es "altamente positivo". Para Navarro, es un tribunal "que está íntimamente unido a la sociedad española, que ha trabajado al lado de la sociedad, al lado de las víctimas".
OPERACIONES CONTRA EL NARCOTRÁFICO, ESTAFAS O CORRUPCIÓN POLÍTICA
En los años 90 el trabajo de la Audiencia Nacional también se centró en la persecución de las grandes organizaciones de narcotráfico de cocaína, la mayor parte radicadas en Galicia, lográndose acabar con las lideradas por capos como Laureano Oubiña y la regida por el clan de los 'charlines'. La lucha contra el tráfico de drogas continúa en este órgano aunque su repercusión mediática ahora es mucho menor.
Los últimos años el trabajo de la Audiencia Nacional, que está tendiendo una mayor trascendencia pública, es la lucha contra los delitos económicos que ya dieron lugar a macrocausas como fueron los casos Torras, Telecinco y Banesto a inicios de los años 2000 y que en los últimos años se ha centrado en la corrupción política, que tiene entre sus principales hitos macrocausas como las derivadas de la investigación a las tramas de presunta corrupción del PP 'Gürtel' o 'Púnica' --la primera ya ha empezado a juzgarse- o las derivada del patrimonio de los Pujol.
Otra rama de actividad ha consistido en llevar a juicio a las cúpulas de cajas de ahorros por gestión irregular, indemnizaciones desmesuradas o fraude a sus inversores, siendo el caso más emblemático el del 'caso Bankia' por la presunta irregularidad de su salida a bolsa, y del que se han derivado otras investigaciones de gran repercusión pública como la derivada del uso de tarjetas 'black' que se juzga estos días.
Otra de las causas que han tenido grande repercusión ha sido el escándalo financiero de Rumasa, el grupo de la familia Ruiz-Mateos; el envenenamiento provocado por el aceite de colza; o las estafas piramidales de Afinsa. Esto no ha quedado aquí, pues en la actualidad este órgano judicial ha sentado en el banquillo al jugador del Barça Neymar Da Silva por irregularidades en su fichaje.
Asimismo, los seis magistrados instructores se encuentran investigando otros casos de relevancia como las adjudicaciones irregulares de obras acuíferas de Acuamed; las comisiones ilegales del ex embajador de España en la India Gustavo Arístegui y el exdiputado del PP por Segovia Pedro Gómez de la Serna.
También la ocultación a Hacienda a través de paraísos fiscales que realizó el bufete de abogados 'Nummaria', en el que se encuentran implicados los actores Imanol Arias y Ana Duato; así como las presuntas extorsiones a bancos y empresas por parte de Manos Limpias y Ausbanc.
COMPOSICIÓN DE LA AUDIENCIA NACIONAL Y JUECES 'ESTRELLA'
La Audiencia Nacional se compone de seis juzgados centrales de instrucción penal, así como de cuatro salas: de Apelación, Penal, Contencioso-administrativo y Social. Además, a este órgano judicial están adscritos 12 juzgados centrales de lo contencioso, un juzgado central de lo penal y un Juzgado de Menores.
Entre otros, se ocupa de aquellos delitos que revisten mayor gravedad como el terrorismo, crimen organizado, narcotráfico, contra la Corona o económicos que causan grave perjuicio a la economía nacional.
El primer presidente de la Audiencia Nacional fue Ángel Escudero del Corral a quien siguieron Rafael de Mendizábal, Gonzalo de la Concha, Fernando de Mateo, Clemente Auger, Carlos Dívar --que fue posteriormente presidente del Tribunal Supremo y el primero en dimitir de este cargo en democracia, tras saltar el escándalo sobre unos viajes cargados a las cuentas públicas--, Ángel Juanes y actualmente José Ramón Navarro.
Ha sido también la cuna de los denominados 'jueces estrella', que desde principios de los años 90 han copado las portadas de telediarios y periódicos con la información sobre sus resoluciones y que tuvo a su principal exponente en Baltasar Garzón, quien además de personalizar la lucha de este órgano contra ETA y el narcotráfico adoptó decisiones cuyo interés traspasó las fronteras, como fue la orden de detención del dictador chileno Augusto Pinochet en octubre de 1998, a quien acusó de genocidio y torturas.
Célebres también han sido, por su trascendencia, las decisiones adoptadas por otros magistrados como Juan del Olmo (instructor del caso por los atentados del 11-M), Santiago Pedraz, Fernando Andreu, Teresa Palacios, Eloy Velasco, Pablo Ruz, el propio Dívar y más recientemente el último ocupante del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata.