Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Kantauri' se niega a declarar por el asesinato de Jiménez-Becerril y su esposa

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzga a José Javier Arizcuren Ruiz, 'Kantauri', por ordenar como jefe militar de ETA el asesinato en 1998 del segundo teniente de alcalde y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Jiménez Becerril, y a su esposa, Ascensión García Ortiz. El etarra Kantauri, que ha afirmado ser miembro de ETA, se ha negado a declarar a la Fiscalía y le ha pedido a su abogado que no participe en el juicio.

El fiscal Daniel Campos pide en su contra 60 años de prisión por la comisión de dos asesinatos terroristas y un millón de euros de indemnización para los tres hijos de la pareja, que quedaron huérfanos.
Considera que 'Kantauri' ejercía desde 1994 la dirección de los comandos de la banda terrorista y, entre ellos, el 'Andalucía' que integraban Mikel Azurmendi, José Luis Barrios y Maite Pedrosa, autores materiales de los disparos que acabaron con la vida del matrimonio.
Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público, estos tres etarras, en cumplimiento de las órdenes de 'Kantauri', planearon desde septiembre de 1997 atentados contra varios concejales andaluces.
El etarra ha reconocido en la sala ser militante de ETA y se ha negado a responder a la Fiscalía y le ha pedido a si defensa que tampoco participe.
La madrugada del 30 de enero de 1998, Azurmendi y Barrios localizaron a Jiménez Becerril y Ascensión García a la salida de un bar y les siguieron por las calles de Sevilla. Se acercaron a ellos por la espalda y Azurmendi disparó a la nuca del concejal. Cuando su mujer acudió a atenderle, Barrios la disparó también. Los dos murieron en el acto.