Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atutxa cree que en su caso y en el de Cataluña hay "cuestiones muy distintas", aunque pueda haber algo de ejemplarizante

Afirma que la sentencia de Estrasburgo "levanta la antena del Estado, del TS y del TC", y puede "servir de modelo para ocasiones próximas"
El presidente de la Fundación Sabino Arana y expresidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, cree que en su caso y en el del procesamiento de dirigentes soberanistas de Cataluña hay "cuestiones muy distintas", aunque pueda haber algo de "ejemplarizante" en la sentencia que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
De esta forma, Atutxa se ha referido a la resolución de Estrasburgo, que el pasado 13 de junio condenó a España, y reconoció al expresidente de la Cámara vasca y otros dos exmiembros de la Mesa, Kontxi Bilbao y Gorka Knörr, que se había vulnerado su derecho a un juicio equitativo cuando fueron condenados por el Tribunal Supremo en 2008 por negarse a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak (SA) tras la ilegalización de Batasuna en 2003. El TS no dio la posibilidad de audiencia a los encausados.
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Atutxa ha señalado que él habría dimitido "antes de cumplir el mandato avasallador" del Tribunal Supremo para que procediera a la disolución de Socialista Abertzaleak. "Arrollaba al Parlamento, y mi reglamento no me permitía que yo hiciera lo que el presidente del TS me mandataba", ha añadido.
En este sentido, ha recordado que en dos ocasiones fue absuelto por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), y el Supremo "modifica totalmente la absolución en condena", sin dar audiencia a los procesados, y evitando que pudieran defenderse.
El expresidente de la Cámara ha destacado, además, que el TS no estaba compuesto por "tres pipiolos que no sabían que la legislación vigente les obligaba a que diese audiencia" a los encausados para defenderse. "Lo sabían bien, pero su espíritu de ir adelante y posiblemente de revancha a aquello que ellos consideraban que era un pulso de un terco arratiano y de dos más Kontxi Bilbo y Gorka Knörr, les hizo que no se nos diera audiencia", ha apuntado.
A su juicio, "lo hicieron cuando sabían que no lo podían hacer" porque, si se les daba opción a la defensa y se les escuchaba, "muy posiblemente", habrían sido "absueltos nueva y definitivamente en el Tribunal Supremo".
CATALUÑA
Preguntado por si su caso puede ser un ejemplo para lo que está ocurriendo en Cataluña con el enjuiciamiento a representantes soberanistas por la consulta del 9N, Juan María Atutxa ha dicho que puede tener una "parte ejemplarizante y otras muchas partes no".
A su entender, ahora no se puede coger la sentencia de Estrasburgo y trasladarla directamente a Cataluña, "porque hay muchas cosas que son coincidentes y otras muchas que no".
Por ejemplo, ha recordado que Frances Homs "ha iniciado su andadura en el Tribunal Supremo y ha sido condenado". "Nosotros iniciamos nuestra andadura en el TSJPV y fuimos absueltos por dos veces", ha recordado. Asimismo, ha destacado que en el denominado 'caso Atutxa' ha habido "una serie de disparates que se han sucedido".
En cuanto al expresident de la Generalitat catalana Artur Mas, ha señalado que habrá que ver si se celebra el juicio, cuál es el resultado. "Son cuestiones muy distintas, pero creo que sí levanta la antena del Estado, del Supremo y del Constitucional que a nosotros se nos haya dado la razón en Estrasburgo porque puede servir también un poco de modelo para ocasiones próximas", ha dicho.
JUSTICIA Y REPARACIÓN
Por su parte, el abogado de Juan María Atutxa, Alberto Figueroa, ha manifestado que la sentencia del Tribunal de Estrasburgo ha sido "un acto de Justicia y reparación". "El tema tenía que haber sido resuelto satisfactoriamente hace mucho tiempo", ha añadido.
El letrado ha señalado que "lo más duro es que se condena por el TS sin garantías". "La Justicia española lleva mucho tiempo situada en un nivel de politización alto, sobre todo en las grandes instancias", ha manifestado.