Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asamblea del Consejo de Europa vota mañana un texto que permitiría destituir al senador Agramunt como su presidente

El Grupo Popular Europeo en el órgano le retira la confianza pero el senador español no considera válida la votación
La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa votará este martes un borrador de resolución que, en caso de salir adelante sin cambios, permitiría destituir al senador 'popular' Pedro Agramunt de su cargo de presidente de este órgano, todo ello por el malestar generado por su viaje a Siria el pasado marzo, un viaje en el que también participaron diputados rusos y que incluyó una reunión con el presidente Bachar el Assad.
No obstante, junto a la resolución se debatirán varias enmiendas, una de ellas para que no pueda aplicarse de forma retroactiva y otra para que, de abrirse el procedimiento de destitución, se haga por voto secreto, igual que es secreto el voto para elegir al presidente han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias. Una tercera enmienda pide que el procedimiento de destitución pueda afectar también al secretario general de la Asamblea y a su comisario de Derechos Humanos.
La posibilidad de abrir un proceso de destitución de forma retroactiva es la principal denuncia del entorno de Agramunt. El propio asesor legal de la Asamblea opina, en un informe, que debería preferirse una interpretación no retroactiva, aunque admite que, fuera del Derecho estrictamente Penal, "nadie puede esperar legítimamente" que una ley no cambie nunca.
A eso se aferra precisamente la ponente de la resolución, que sostiene en su texto que, según la Comisión de Venecia, aunque "la gente debe conocer de antemano las consecuencias de sus acciones", fuera del Derecho Penal "una limitación retroactiva de derechos o la imposición de nuevos deberes puede ser permisible, pero sólo en interés público y de conformidad con el principio de proporcionalidad".
Paralelamente, este mismo lunes el Grupo del PPE en la Asamblea ha sometido a Agramunt a una votación de confianza y se la ha retirado por 38 votos contra 26. Sin embargo, el entorno de Agramunt considera que la votación no es válida porque los Estatutos del Grupo obligan a informar con dos semanas de las votaciones que afecten a personas, para facilitar que todo el mundo pueda acudir. De hecho, las fuentes han destacado que en la votación han participado menos de 100 personas, cuando los miembros del grupo son casi 200.
La resolución que se votará este martes, presentada por la socialdemócrata suiza Liliane Maury Pasquier, pretende abrir una vía para destituir al presidente de la Asamblea, o a cualquiera de sus vicepresidentes o de los presidentes de sus comisiones, cuando "ya no tenga la confianza de la Asamblea o no haya dejado de cumplir las condiciones necesarias para el ejercicio de su cargo o sea culpable de mala praxis por violación reiterada del Código de Conducta" de los parlamentarios.
En su exposición de motivos, la resolución se refiere expresamente al viaje a Siria que realizaron tanto Agramunt como el hasta ahora presidente del Grupo Liberal en la Asamblea, el diputado del PDeCAT Jordi Xuclà, junto al presidente de la Comisión de Asuntos Legales y Derechos Humanos.
VIAJE "BAJO TUTELA" RUSA
El texto dice que el viaje se hizo "con parlamentarios rusos y bajo su tutela" y que, además de provocar "reacciones indignadas" de varios grupos y diputados, planteó preguntas sobre los compromisos que adquieren los miembros de la Asamblea que ejercen puestos clave.
En la sesión del pasado abril no se logró el apoyo necesario --dos tercios-- para abrir un debate urgente sobre un procedimiento para destituirlos, y por eso ahora se propone esta reforma de las normas de procedimiento.
Sin embargo, el pasado abril el Buró de la Asamblea (formado por los vicepresidentes del órgano y por los presidentes de los grupos parlamentarios) ya le retiró su confianza.
Aunque hasta el momento se ha negado a dimitir, este lunes Agramunt ha optado por no presidir la sesión de la Asamblea y ha delegado en el vicepresidente español, Antonio Gutiérrez Limones.