Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández sobre los gastos con 'tarjeta b' en sus locales: "son más baratos y son míos"

El expresidente de la patronal madrileña CEIM Arturo Fernández ha justificado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu los gastos que realizó con su 'tarjeta black' de Caja Madrid en sus propios restaurantes. "¿Por qué elegía los suyos?", le ha preguntado el magistrado. "Porque son más baratos y porque son míos", ha dicho.

Fernández, que ha declarado como imputado junto a otros siete exconsejeros de la caja madrileña en la pieza separada del 'caso Bankia' en la que se investigan las visas opacas al fisco que tenían los exdirectivos de la entidad, ha asegurado que se trataba de una "tarjeta transparente" porque la entidad conocía todos sus gastos.
En un momento de su declaración el juez instructor ha preguntado al antiguo líder de los empresarios madrileños, que gastó 37.300 euros con su tarjeta, 10.500 de ellos en sus propios restaurantes, si conocía el Grupo Cantoblanco. "Es de mi propiedad", ha dicho. "Las relaciones institucionales que tenía las hacía en mi restaurantes y luego periódicamente hacía una liquidación con mi cuenta personal". "¿Y así le redondeaba la cuenta?", le ha preguntado el juez. "Pues sí", ha contestado el empresario.
El que fuera máximo representante de los empresarios madrileños y su homólogo sindical,José Ricardo Martínez, con unos cargos de 44.200 euros, forman parte de la última tanda de exconsejeros de la caja madrileña que deben comparecer para dar cuenta del uso que hicieron de sus visas opacas, en las que los exdirectivos de la caja madrileña cargaron gastos personales por valor de 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012.
Junto a ellos están llamados a declarar el exsecretario de Organización del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE), Antonio Romero, que gastó 252.000 euros; los también socialistas Jorge Gómez (98.200 euros) y María Enedina Álvarez Gayol (47.000); los vocales a propuesta del PP Carmen Cafranga (175.200 euros) y Luis Blasco (51.500) y el representante de CEIM Javier López Madrid (34.800).
Todos ellos están imputados, junto a los otros 16 exconsejeros que el juez ha interrogado esta semana, por un delito de administración desleal, que habrían cometido por autorizar el uso de los plásticos, y otro de apropiación indebida, que se podría atribuir a los 82 exdirectivos que los utilizaron.