Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas mete la directa hacia la independencia

Consumado el divorcio, la vida sigue pero cada uno por su lado. Es el primero de los cuarenta actos con los que CDC quiere abrirse a los ciudadanos. Aunque en este proyecto las siglas parecen lo de menos, al menos la propia, la marca Convergencia no pasa por su mejor momento.
"No pensemos en la lista del presidente. Pensemos, si cabe, en una lista con el presidente, que no es lo mismo". Invita así a las entidades soberanistas a participar en la candidatura, en hacerla suya, incluso encabezarla. "Yo puedo ofrecerme para que se cuente conmigo en la medida que sea necesaria y que se me asigne el papel que toque". Sumar fuerzas con un objetivo: la independencia. "Porque hemos puesto la directa y vamos muy en serio. Y las consecuencias cuando pones la directa y vas muy en serio, son las que son". No preocupa en absoluto la advertencia del Gobierno central, de que el Constitucional parará unas elecciones plebiscitarias. Sí preocupa, sin embargo, otro tipo de movimientos.
"El sí se puede que escuchamos hace unos días en la plaza de Sant Jaume, aquel 'sí se puede' tiene muy poco que ver con el autogobierno de Cataluña". Aunque las encuestas le daban a CiU sólo 3 escaños de ventaja, CDC en solitario anhela mantenerse como la primera fuerza el 27S. Una mayoría clara para liderar el proceso soberanista en la próxima legislatura que, según la hoja de ruta de Mas, será corta: 18 meses, los que calcula para tener lista la nueva Constitución catalana.