Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas pide al Gobierno central votar en 2014, año de "gran batalla democrática"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido en su mensaje de final de año plantear una "gran batalla democrática" en 2014, y ha instado al Gobierno central a colaborar para que sea posible la consulta de autodeterminación que una mayoría de partidos catalanes ha fechado para el 9 de noviembre.

Será "un año para recordar historia, personas y raíces; pero sobre todo será un año para decidir futuro y abrir horizontes", ha proclamado este lunes, después de pedir colaboración al resto de España y admitir que en la sociedad catalana no hay unanimidad sobre cómo relacionarse con España.
"En una palabra, el pueblo catalán prefiere gobernarse a ser gobernado; y lo quiere hacer en una Europa más unida, más fuerte y más federal", ha recalcado Mas, tras instar a Mariano Rajoy que permita votar a los catalanes.
Ha dicho que en 2014 se conmemorarán los 300 años de la caída de Barcelona en la Guerra de Sucesión --con la consecuente desaparición de las instituciones catalanas-- y que los catalanes celebrarán "un milagro": que un pueblo que tenía todas las de perder, no sólo sigue existiendo, sino que ahora quiere decidir libremente su futuro.
"Se plantea con más fuerza que nunca ganar una gran batalla democrática, y por medios totalmente pacíficos", según Mas, que admite que todas las posiciones son legítimas y respetables en este debate.
Mas constata que no hay unanimidad; que, más allá de los partidos, hay "compatriotas" que ven este debate con preocupación y temor; y promete mantener la diversidad y la pluralidad como características intrínsecas de Cataluña.
"Todas las posiciones deben ser defendidas con respeto y buena convivencia. En lo que dependa de mí, así será", y esta es la opción más democrática --dice--, por lo que ha pedido al Estado colaboración en vez obstaculizar.
Aliado desde la libertad
También defiende que toda nación tiene implícitamente el 'derecho a decidir', pero en el caso de Cataluña, sus habitantes se lo han ganado porque han sabido "mantener viva" su identidad, su cultura, su lengua y su derecho pese a las adversidades a lo largo de los años.
Y ha aprovechado su discurso para lanzar un mensaje a toda España: "Podemos ser en el futuro un aliado, un buen aliado. Pero desde la libertad. Desde la propia opción".
Empieza la "remontada"
Artur Mas ha asegurado que, tras seis años de recesión económica, las perspectivas son mejores para el próximo año: "Parece que por vez primera podemos comenzar la remontada. Confío en que sea así".
"Haremos todo lo que podamos y todo lo que sepamos para aprovechar el cambio de tendencia positivo que se vislumbra", ha añadido.
Tras lamentar los efectos de la crisis sobre todo entre los más débiles, ha advertido de que la recuperación económica requiere "tiempo, perseverancia, talento y coraje", y ha recalcado que se reivindica un Estado básicamente para que esté al servicio de las personas.
"Confío en que entre todos sabremos encontrar la forma de enmendar los errores cometidos", ha augurado el presidente catalán, que reconoce que no habrá curaciones milagrosas.