Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas se compromete a hacer la consulta "bajo el marco legal que la ampare"

El presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, se ha comprometido este jueves ante el Parlament a convocar en la X legislatura catalana, que ahora empieza, una consulta de autodeterminación "bajo el marco legal que la ampare". Desde ERC justifican su apoyo a Mas por la necesidad de un "Govern fuerte y estable". En su intervención el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha anunciado que los socialistas catalanes se abstendrán "en todas y cada una de las votaciones que afecten" al derecho a decidir de los catalanes.

Sin referirse explícitamente a 2014 --fecha que establece el acuerdo que el miércoles firmaron CiU y ERC--, ha asegurado, en su discurso del debate de investidura, que impulsará la consulta buscando un "consenso amplio" con partidos y con agentes económicos y sociales.
Según él, el proceso que ha iniciado Cataluña hacia su autodeterminación debe culminar con que la ciudadanía catalana tenga la "última palabra", y ha lamentado la reacción de hostilidad que a su juicio está teniendo el Gobierno central.
A su juicio, desde la anterior legislatura hasta ahora no se han restablecido puentes, sino que la reacción contra Cataluña es aún "más intensa"; y más, después del 'no' del Gobierno de Mariano Rajoy al pacto fiscal.
Por eso, ha argumentado la necesidad de adoptar una "nueva mentalidad para construir un nuevo futuro" en que los catalanes dependan de sí mismos, lo que pasa por ejercer el derecho a decidir y hacer la consulta.
Para Mas, Cataluña debe aceptar que España no quiere ser cambiada, y ha admitido que el Estado está en su derecho, pero "también debería aceptar que Cataluña no quiere ser ni absorbida ni asimilada ni homogeneizada".
"España sigue viéndose e interpretándose con una mirada y una pulsión centralistas: el mapa determina que todo lo que es importante empieza y acaba en Madrid. Y una parte muy mayoritaria de la sociedad catalán no comparte este mapa. Lo quiere cambiar", ha dicho.
También ha destacado que la decisión del futuro político de Cataluña obliga a confrontar modelos políticos, y que el único límite que se debe poner como demócratas "es que la última palabra sólo la tiene el pueblo y que su voluntad, sea coincidente o no con los planteamientos iniciales, debe ser acatada y aceptada".
Ha subrayado que Cataluña ha sido leal con el Estado proponiendo modelos de financiación diversos, nuevos estatutos y marcos para aumentar su autogobierno, pero como respuesta ha recibido "ataques a su modelo lingüístico y educativo, lecturas restrictivas de la Constitución para empequeñecer su autogobierno, déficits notables de inversión en infraestructuras productivas que podían fortalecer su economía, y modelos de financiación de difícil comprensión".
Esta situación --ha señalado-- ha llevado a muchos catalanes a plantearse si quieren ser responsables de sus propias decisiones o seguir en un Estado que quiere "empequeñecer a Cataluña como nación, que dificulta su crecimiento económico y el mantenimiento de su Estado del Bienestar".
Así, ha apelado a la responsabilidad del Parlament para facilitar un proceso negociado y dialogado para buscar los marcos legales necesarios que amparen la consulta, y a actuar con la voluntad para alcanzar los máximos consensos en los procedimientos y procesos que habrá que llevar a cabo para su desarrollo.
Para el presidente, hay que asumir la responsabilidad de dar respuesta a este reto democrático, pero "no desde la descalificación y la negación de derechos".
Seguir explicándose en el mundo
A la espera de cuando se convoque la consulta, ha emplazado a trabajar en la definición y el desarrollo de las "estructuras de Estado" necesarias para afrontar este proceso, tales como disponer de una hacienda catalana, y a dedicar esfuerzos a explicar a Europa y al mundo las reivindicaciones de Cataluña.
"Aspiramos a ser un país normal, como otros en el mundo", ha resaltado el presidente en funciones, tras defender que Cataluña dispone de todos los atributos necesarios para ser considerado así.
También ha advertido del interés que despierta en Europa y el mundo el proceso catalán, por lo que ha llamado a actuar "bien, sin errores innecesarios, sin ingenuidades, y aplicando el sentido político" con que actúan los países en el contexto internacional.
ERC justfica su apoyo a Artur Mas
El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha justificado este jueves el apoyo de ERC a la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat por la necesidad de un "Govern fuerte y estable" que encare la crisis y la consulta de autodeterminación, y ha advertido de que la reactivación económica es inseparable de la senda soberanista.
En su discurso en el pleno de investidura del Parlament, ha asegurado que el acuerdo de gobernabilidad no está limitado a CiU y ERC, sino que ha invitado a otras formaciones a sumarse y crear "grandes consensos" en torno al derecho a decidir de Cataluña y a las políticas económicas y sociales.
Junqueras ha valorado "extraordinariamente" que el presidente catalán Artur Mas sea el primer candidato a la Presidencia de la Generalitat que asume el compromiso de que Cataluña tiene el derecho a ejercer su autodeterminación.
"Abstención" del PSC sobre el derecho a decidir
El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha anunciado este jueves que los socialistas catalanes se abstendrán esta nueva legislatura "en todas y cada una de las votaciones que afecten" al derecho a decidir de los catalanes.
 Durante su discurso ante el Parlament en el debate de investidura, ha defendido que el PSC no pondrá "palos en las ruedas" a que CiU y ERC trabajen para celebrar una consulta, siempre y cuando sea de forma legal y acordada con el Gobierno central.
"El PSC quiere que los catalanes podamos decidir en un referéndum legal, acordado y vinculante", ha afirmado Navarro, que ha subrayado que, si llega a celebrarse la consulta, los socialistas defenderán el federalismo y se opondrán a la independencia.
En su primera intervención como diputado, ha criticado que CiU y ERC "privaticen" el derecho a decidir con un acuerdo bilateral en la Generalitat al tiempo que reclaman que el resto de partidos se sumen al proyecto.
El dirigente socialista ha justificado su anuncio de abstención socialista en las votaciones que hagan referencia al derecho a decidir de los catalanes, para evitar que "algunos se dediquen a poner trampas en lugar de trabajar" desde el primer día para salir de la crisis.