Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU y ERC empatan en intención de voto y Podemos, tercero en Cataluña

Artur Mas y Oriol JunquerasReuters

CiU y ERC empatarían en intención directa de voto con un 13,3% cada una si se celebrasen ahora elecciones al Parlament, y Podemos quedaría tercero con el 10,8%, según el barómetro de opinión política que ha presentado este viernes Centro de Estudios de Opinión (CEO). Por otro lado, el 50% de catalanes ha contestado 'no' a la pregunta '¿Quiere que Catalña se convierta en un Estado independiente?' mientras que el 42,9% diría 'sí', el 5,8% no lo sabe y el 1,3% no contesta.

La encuesta también arroja que en cuarta posición estaría el PSC (9,2%), seguido de la CUP (7,6), C's (6,6); ICV-EUiA (3,5) y el PP (2,4), que cerraría la lista de partidos.
El director del ente, Jordi Argelaguet, ha explicado que en esta ocasión el barómetro sólo ofrece intención de voto y no estimación, ya que las encuestas se hicieron del 2 de junio al 24, y en aquellos días se rompió CiU: "Viendo cómo cambiaba el panorama político, me pareció que lo adecuado era no ofrecer estimación de voto porque una de las fuerzas no estará en las elecciones".
Por otro lado, el 50% de catalanes ha contestado 'no' a la pregunta '¿Quiere que Catalña se convierta en un Estado independiente?' mientras que el 42,9% diría 'sí', el 5,8% no lo sabe y el 1,3% no contesta, según el barómetro.
Jordi Argelaguet ha destacado que los partidarios del 'no' amplían su ventaja respecto al último barómetro: entonces el 'no' obtuvo el 48% y el 'sí' el 44,1%. Ha interpretado que es una diferencia "bastante importante" y que los partidarios del 'no' amplían y consolidan su ventaja porque han conseguido captar a los que en el pasado se mostraban indecisos, algo que no han conseguido los partidarios del 'sí'.