Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas asegura que quiere agotar la legislatura "si se puede"

Artur Mas interviene en el debate de política general del ParlamentEFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este lunes durante su intervención para abrir el Debate de Política General que lo que queda de 2014 marcará un antes y después en la Historia de Cataluña. Además ha afirmado que "si se puede" le gustaría agotar la legislatura y convocar elecciones a finales de 2016 y no tener que adelantarlas, tal y como se especula que podría hacer si no se puede celebrar la consulta el 9 de noviembre. Sobre las relaciones entre Cataluña y el resto del Estado ha advertido de que no hay un 'choque de trenes' entre ambos, sino "un alejamiento de los trenes" porque ya van por vías diferentes. Y sin citar el caso Pujol ha insistido en que su gobierno sigue trabajando para "erradicar la corrupción" y a favor de la transparencia y la regeneración democrática.

Durante su intervención para abrir el Debate de Política General que inaugura el curso parlamentario catalán y justo cuando hacía alusión a la celebración de la consulta el 9 de noviembre, ha dicho: "A finales de este año llegaremos a la mitad de la legislatura, y si se puede me gustaría acabarla cuando toca, a finales de 2016. Digo si se puede".
Mas ha dedicado su primer bloque del discurso a la economía, aunque ha dado un apunte sobre el proceso soberanista, afirmando que lo que queda de 2014 marcará un antes y después en la Historia de Catalunya.
Mas ha recalcado que la convocatoria de elecciones anticipadas está sobre todo en sus manos pero no solo en las suyas, y ha lanzado un mensaje al resto de grupos de la Cámara catalana: "Ustedes deben entender que no solo está en mis manos".
El presidente catalán ha añadido que debe poder agotar la legislatura, pero ha apuntado que para que así sea deben cumplirse dos requisitos: que se pueda votar el 9 de noviembre y que esa votación se haga con plenas garantías democráticas.
La convocatoria de unas elecciones anticipadas en Cataluña a las que se trataría de dar un carácter plebiscitario es una de las hipótesis que han sonado con fuerza en los últimos meses, aunque hasta ahora Mas siempre ha dicho que solo está centrado en poder votar el 9 de noviembre.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó el pasado miércoles que el presidente catalán le había explicado en la reunión que ambos mantuvieron a principios de septiembre en la Generalitat que estudiaría "seriamente" adelantar los comicios si no puede sacar las urnas.
Además, habrá que tener en cuenta la reacción que unas elecciones plebiscitarias podría despertar en el resto de fuerzas favorables a la consulta, ya que hasta ahora tanto ERC como ICV-EUiA y CUP han remarcado que unos comicios no pueden sustituir la consulta del 9 de noviembre.
"No hay choque de trenes, hay alejamiento de trenes" en vías distintas
El presidente de la Generalitat ha advertido  de que no hay un 'choque de trenes' entre Cataluña y el resto de España, sino "un alejamiento de los trenes" porque ya van por vías diferentes.
Durante su discurso ha sostenido que, para que hubiera un choque de trenes, habría que ir por la misma vía y en dirección contraria: "Pero Cataluña y el Estado ya van por vías diferentes y en direcciones diferentes. En el fondo, no hay choque de trenes, hay alejamiento de los trenes".
También ha apuntado que los partidos proconsulta son igual y directamente responsables de la consulta del 9 de noviembre, por lo que todos deben cuidar con delicadeza y formas suaves el consenso y la unidad --sobre todo la unidad política-- como si el consenso fuera "una figura de porcelana fina".
No cita el caso Pujol al referirse a su lucha contra la corrupción
Mas, ha insistido este lunes en que su gobierno sigue trabajando para "erradicar la corrupción" y a favor de la transparencia y la regeneración democrática, sin citar el caso Pujol, durante su discurso del Debate de Política General del Parlament.
Ha recordado que hace poco más de un año impulsó 51 medidas para fomentar la transparencia: "Desde entonces se han conocido nuevos casos de posible corrupción en nuestro país".
"Igual que entonces --ha añadido--, sigo reafirmando el compromiso inequívoco del Govern para erradicar la corrupción a instaurar las buenas prácticas en el conjunto de Cataluña y en particular de sus instituciones públicas".
Además, ha destacado que el Govern impulsó un portal web sobre transparencia de acuerdo con los parámetros de Transparencia Internacional y, gracias a eso, la Generalitat obtuvo la máxima puntuación --100-- en un estudio hecho por la misma ONG.
En otra parte del discurso también ha aludido veladamente a la corrupción, cuando ha defendido que los catalanes salen a la calle a reivindicar sus objetivos --como en la Diada-- pese a sus "problemas, privaciones o decepciones", unas decepciones que a veces son de puertas hacia adentro, ha precisado.
El presidente catalán ha sostenido que, pese a estas decepciones, muchas personas creen que Cataluña tiene la suficiente "energía, empuje y talento para convertirse en un país próspero, confortable, equitativo y de alta calidad democrática".
Desvincular el debate soberanista del referéndum escocés
Horas antes, el Govern ha hecho este lunes un llamamiento a todos los partidos que apoyan la consulta soberanista a mantener la unidad y ha asegurado que hará "todo lo posible" para que se produzca la votación del 9N.
Lo ha dicho el portavoz del Govern, Francesc Homs, en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo, horas antes de que empiece en el Parlament el Debate de Política General, muy marcado por la consulta.
Según Homs, el resultado del referéndum del jueves en Escocia para decidir si continúan en el Reino Unido o se independizan no condicionará el debate catalán.