Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas no descarta convertir la consulta en unas elecciones plebiscitarias si no la permiten

Artur Mascuatro.com

El presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, ha afirmado este miércoles que no descarta convertir en una convocatoria electoral la consulta soberanista que quiere llevar a cabo, como último recurso si este objetivo fracasa mediante los marcos legales dentro y fuera de Cataluña.

"Hasta en el último momento se puede transformar una convocatoria electoral en un referéndum, aunque no sea la palabra estricta de referéndum. No descarto nada dentro de la legalidad. La consulta debe hacerse", ha subrayado en rueda de prensa en la sede del Gobierno catalán en Bruselas para explicar su proyecto soberanista.
Así, ha explicado que, si fracasa la negociación con el Estado, si le rechazan también una eventual ley de consultas catalana y no encuentra amparo en la UE, siempre puede recurrir a convertir una convocatoria electoral en una consulta: "Por eso digo que la consulta se hará, por una vía legal u otra, o por unas cuantas".
Ha negado que quiera una consulta al margen de la ley, pero ha dejado claro que se hará en la próxima legislatura y que confía en conseguir una holgada mayoría parlamentaria en las elecciones del 25 de noviembre para hacer frente al "griterío y amenazas" de representantes y ministros del Gobierno, como las del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, a diferencia de otros países, como el Reino Unido con Escocia.
DIALOGAR, NO GRITAR
"En unos sitios se dialoga y negocia, y en otros se grita", ha espetado el presidente de la Generalitat, quien ha lamentado que las críticas lleguen sin saberse el resultado electoral, y añadiendo que la esencia democrática es un pilar de la Constitución y la UE.
Según Mas, no se puede gobernar en contra de un pueblo, por lo que ha apelado al Estado a que, en base al resultado electoral, negocie para encontrar soluciones, y "no pasar ni menospreciar olímpicamente" lo que quieren los catalanes.
Para argumentar su demanda, ha concretado que si esto solo pasa en Cataluña y no en otras partes de España es porque "es algo distinto, tiene personalidad política y una gente que se lo cree y está dispuesta" a demostrarlo.
CONSULTA: UNA O MÁS PREGUNTAS
"Hasta que se entienda que esto es otra cosa, no se podrá encontrar una buena solución", ha sostenido Mas, quien ha evitado detallar qué año debe celebrarse la consulta, el contenido de la pregunta y qué mayoría debería obtenerse para avanzar hacia un Estado propio, aunque ha reiterado que no se puede obtener por la mínima.
También ha resaltado que, una vez se divise la posibilidad de realizar una consulta, ya estudiarán qué pregunta "o preguntas" se realizarán, abriendo así la opción de que sea más de una.
RESPETARÁ LA CONSTITUCIÓN
Al preguntársele si jurará la Constitución si le reeligen como presidente de la Generalitat, ha destacado que siempre la ha respetado y que "no será diferente" ahora, aunque también ha emplazado a que el Estado haga lo mismo.
Según él, hay un "cúmulo de sentencias" del Tribunal Constitucional que el Estado no cumple, como la relacionada con la formación continua y el reparto del 0,7% del IRPF: "Es curioso, porque se pone la Constitución como marco sagrado pero se incumple por parte de aquellos que, en primer lugar, tendrían que cumplirla siempre".
Además, ha defendido que la democracia no está reñida con la Constitución, y que la Carta Magna debería "estar atenta" a la evolución democrática.