Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas sobre la consulta: "Hemos hecho todos los deberes. Estamos a punto"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado que el Ejecutivo catalán ha hecho en lo que va de año todos los deberes relacionados con la consulta de autodeterminación sobre el futuro de Cataluña para el 9 de noviembre: "Estamos a punto". Sobre la situación de crisis económica ha defendido que Cataluña ha hecho más recortes que nadie y que, en consecuencia, no puede hacer más, destacando que es el mensaje que han trasladado al Gobierno central.

En rueda de prensa para hacer balance de los primeros siete meses del curso, Mas ha defendido que en lo que va de curso el Govern ha avanzado en información --los 18 informes del Consell Assessor per a la Transició Nacional--, participación --Pacte Nacional--, diálogo  --debate en el Congreso-- y determinación --ley catalana de consultas--.
Por ello, ha asegurado que el Ejecutivo catalán está preparado para completar la fase actual del proceso soberanista "que culmina en la votación del 9 de noviembre" y que, ha dicho, se llevará a cabo siguiendo las leyes y el diálogo, pero también la democracia que debe permitir adaptar las leyes a la evolución de la opinión pública.
Crisis y recortes
"Hacemos todo y más para no hacer nuevos recortes", ha recalcado tras detallar que han tenido que subir la presión fiscal, frenar nuevas inversiones, vender patrimonio y hacer concesiones sobre bienes públicos de la Generalitat, bajar sueldos públicos y funcionar así con un 20% menos de presupuesto que hace años.
"Cataluña ha tenido que hacer políticas de austeridad muy duras, y ahora tenemos la autoridad para decir que no podemos ir más allá", ha sostenido Mas, que ha alertado que hacerlo supondría poner en peligro políticas públicas esenciales, lo que corresponde a las políticas del Estado del Bienestar.
El president ha reivindicado que el inicio de la recuperación económica en España tiene "acento catalán", y ha defendido que eso se entienda desde el resto del Estado que, ha dicho, a menudo juzga a Cataluña con severidad.
"La recuperación económica se está haciendo básicamente desde Cataluña. Eso no se hace notar nunca pero merece la pena recordarlo y merece la pena que se entienda en el resto de España", ha afirmado.
Mas ha lamentado que cuando el Gobierno central presume de datos económicos soslaya el peso catalán en esa recuperación, y ha puesto como ejemplo el hecho de que la reducción del paro registrada en los últimos meses sea mayor en Catalunya que en el resto de España.
Defensa del sistema sanitario
Mas ha aseverado que Cataluña está defendiendo el sistema sanitario "con uñas y dientes  en condiciones muy precarias", alegando que nunca el peso del presupuesto de salud dentro del general había sido tan elevado. "Cuatro de cada diez euros del presupuesto se gastan en salud y nunca había sido así", ha subrayado.
Ha destacado que con menos recursos se ha conseguido aumentar la actividad quirúrgica programada un 4,5%, mientras que la actividad cardiaca, considerado "más sensible y que más reclama la población desde el punto de vista la eficiencia", ha crecido un 20%.
Sobre las listas de espera, ha admitido el aumento que han registrado desde 2011, aunque ha resaltado que en el último año --de junio de 2013 al mismo mes de este año-- el número de pacientes que aguardan una operación ha descendido un 9,8%.
Ha reconocido que un 23% de los pacientes que esperan una operación de las 14 monitorizadas por el decreto catalán de garantías sobrepasa el tiempo legal de seis meses de espera, aunque recordado que la cifra era del 31% el año pasado y del 21% en 2010, cuando el presupuesto sanitario contaba con casi 1.500 millones de euros más: "Con mucho menos dinero estamos prácticamente igual".
A la luz de la Encuesta de Salud del último año, ha destacado que nueve de cada diez ciudadanos están satisfechos del modelo sanitario: "Merece la pena recordarlo porque hay ruido, y éste está muy lejos de la realidad".
Ayudas sociales
Sobre la lucha contra la pobreza y planes sociales, ha reiterado que Cataluña gasta "en proporción más de lo que se gastaba antes", y ha abundado en la necesidad de argumentar la proporción del gasto destinada porque ello es lo que verdaderamente demuestra la intención de un gobierno y sus prioridades.
"Cuando se analiza esto puedo decir que el Govern está al lado de los más vulnerables", ha reseñado Mas, que ha deplorado que en la Ley de la dependencia el Estado destina apenas el 17% de los recursos, mientras que la Generalitat dedica el 83%, cuando en las bases de la normativa promulgada en 2006 se hablaba de paridad.
"El Estado hace las leyes obliga a prestar servicios y luego no pone el dinero; los usuarios catalanes ponen más dinero en el copago que el Estado que es quien hizo la ley", ha indicado el líder del Govern, que ha recordado que en Cataluña quien más financia estos servicios es la Generalitat, después los usuarios y en tercer lugar el Estado.
Sobre la lucha contra la pobreza y la exclusión, ha recordado que Cataluña dedica 850 millones de euros anuales a combatir esta lacra que, si bien ha visto insuficientes, ha dicho que suponen un esfuerzo para el Govern, que ha destacado que ha aumentado el número de rentas mínimas de inserción (RMI) otorgadas, así como las becas comedor.
En este sentido, ha destacado que las becas comedor han alcanzado a 70.000 alumnos, 7.000 más que el curso anterior --un 10%-- y 3.000 de ellas son por primera vez costeadas al 100%, lo que no había ocurrido nunca antes y teniendo en cuenta que "los pobres no han aparecido ahora", ha apostillado Mas.