Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Armengol pide a Rajoy que presente una oferta generosa a Cataluña desde la legalidad

La presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol, ha pedido este jueves al jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, "generosidad" en la oferta que pueda hacer a Cataluña "desde la legalidad", si realmente quiere que este territorio siga formando parte de España.
En los Desayunos de Europa Press, Armengol ha advertido de que las distintas Comunidades Autónomas que forman el Estado español necesitan tener "la certeza de que juntos" les "irá mejor". El mismo día en que Rajoy recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa, para buscar su apoyo ante el desafío independentista, Armengol ha denunciado que el Gobierno de Rajoy ha ofrecido "poco" para mantener a Cataluña dentro de España.
"Creo que reconocer la diversidad, las identidades, las lenguas distintas que tenemos, todo eso hace más plural, más rico nuestro Estado", ha afirmado, advirtiendo de que este reconocimiento "se tiene que plantear desde el respeto" y "no desde la imposición o el ninguneo".
Tras describirse como una "federalista convencida" que mira a Alemania como modelo, ha hecho una defensa cerrada de la España plurinacional que defiende el PSOE desde la llegada de Pedro Sánchez a la Secretaría General del partido. "Un Estado plurinacional del que todo el mundo pueda sentirse orgulloso", ha abundado.
Armengol ha explicado que en las Islas Baleares pocos son los que se reconocen baleares. Se sienten mallorquines, menorquines, ibicencos, formenterenses "y no pasa nada", porque al mismo tiempo admiten que pertenecen "a una misma tierra". Y ésa es la idea que ella defiende para España, la de un federalismo que ha de ser "asimétrico" porque no todos los territorios son iguales.
La presidenta balear ha recordado que la propia Constitución Española obliga al Estado a garantizar el principio de solidaridad "velando por un equilibrio económico justo y atendiendo en particular las circunstancias del hecho insular".
Como ejemplo de las particularidades baleares que encarecen la vida de los ciudadanos en estas islas, se ha referido al precio de los desplazamientos, con una gasolina más cara y unos billetes de avión más caros que los trayectos en tren por la Península.