Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arias Cañete alerta de que el 90% de las centrales nucleares en la UE cerrará en 2030 si no se prorroga su vida útil

Alerta del envejecimiento de la flota y advierte que eso obligará a los países miembros a tomar decisiones sobre el futuro de sus centrales
El comisario europeo de Energía y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha advertido este jueves de que el 90 por ciento de las centrales nucleares instaladas en territorio de la Unión Europea se verán obligadas a cerrar en 2030 al llegarse al límite establecido de 40 años de vida útil.
"Y son 120 gigavatios que hay que producir de alguna manera", ha apostillado Arias Cañete durante su participación en una de las sesiones de la 42 Reunión Anual de la Sociedad Nuclear Española (SNE), que se celebra estos días en Santander, en la que se ha debatido sobre el futuro del sector nuclear en Europa.
Ha detallado que en la UE hay 129 reactores nucleares en funcionamiento en 14 Estados miembros, que tienen una media de 29 años. También hay 89 cerrados pero solo tres totalmente desmantelados.
Uno de estos países con reactores nucleares es España, que cuenta con siete, con una media de 31 años y que en 2014 produjeron el 21 por ciento de la electricidad del país.
"Hay un envejecimiento de la flota de centrales nucleares en Europa y eso supone que van a ser necesarias importantes decisiones", ha avisado el comisario europeo y exministro español.
Arias Cañete ha explicado que el debate sobre cómo hacer frente al problema de la sostenibilidad energética y del modo de cómo producir energía de un modo "más seguro", "sostenible", "limpio" y "competitivo" lo tienen "todos los países de la UE", aunque ha opinado que es un "debate distinto en cada uno de ellos".
Ha señalado que esas decisiones a las que deberán hacer frente cada Estado miembro --cada uno tiene libertad para elegir su 'mix energético' pero siempre que se garantice la estabilidad del sistema energético-- pueden ir, por un lado, en la línea de prolongar la vida útil de la centrales y de mejorar la seguridad de algunos de los reactores en funcionamiento o, por la del desmantelamiento de esas instalaciones y el almacenamiento "a largo plazo" de sus residuos.
En cuanto a la línea de alargar la vida útil de las centrales nucleares, ha advertido que, para ellos, estas instalaciones tendrán que tener los mismos estándares de seguridad que las de nueva construcción y ha reconocido que eso tendrá unos "costes importantes".
Ha señalado que tanto si se opta por una u otra línea se van a tener que hacer frente a "importantes inversiones".
POLÍTICAS ENERGÉTICAS NO SUJETA A AVATARES POLÍTICOS
Y dado que las inversiones energéticas son "muy cuantiosas" y "tardan en amortizarse" y que la energía es un "motor de crecimiento económico" para los países, considera que "sería de sentido común" que las políticas energéticas de un país no variaran por los cambios de Gobierno.
"Las políticas energéticas no son de un día ni para otro", ha advertido Arias Cañete, quien ha señalado que lo "deseable" es que las "grandes políticas" de un país, como la energética, no estuviera sujetas a los "avatares políticos".
Por ello ha opinado que en materia energética se debe llegar a un "gran pacto nacional". A su juicio, en España, este asunto no es un "problema de las comunidades autónomas o del Gobierno de la nación, sino de las dos grandes fuerzas políticas.
GARANTIZAR LA SEGURIDAD
Arias Cañete ha señalado que el papel de la UE en esa disyuntiva acerca de la apuesta de los distintos Estados miembros sobre la energía nuclear es garantizar la seguridad a aquellos que utilizan este tipo de energía y, principalmente, la de los ciudadanos de sus radiaciones.
En este sentido, el comisario ha opinado que, desde el accidente de la central de Fukushima, se han realizado "exhaustivas pruebas de resistencia" en todas las centrales, no sólo de los Estados miembros sino también de algunos otros del continente como Ucrania.
Además, Arias Cañete ha indicado que la legislación obliga a definir políticas para la gestión del combustible gastado y el almacenamiento de los residuos radiactivos.
En este sentido, ha asegurado que todos los estado miembros ya han elaborado sus programas nacionales y han hecho "esfuerzos importantes" en aplicación de la Directiva de depósitos de residuos radiactivos de bajo y medio nivel de radiactividad, que son "una realidad".
Sin embargo, ha manifestado que "no existe un depósito geológico de residuos de alta actividad de combustible gastado" y solo Finlandia, Suecia y Francia tiene programas avanzados, por lo que ha considerado que "es preciso que los planes del resto de los estados avancen en este sentido".
Para el comisario europeo, "la energía nuclear solo puede estar a la altura de los retos que se le plantean y del papel que le corresponde en el sistema energético global si la seguridad nuclear se mantiene en el centro de nuestras prioridades políticas y técnicas".
PROYECTO ITER
Arias Cañete ha asegurado que la UE está a la cabeza de la innovación y la tecnología en este sector y lidera el proyecto global para la producción de energía mediante fusión nuclear con la construcción del reactor más grande del mundo: el proyecto ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor).
Ha reconocido que se trata de un proyecto de "enorme complejidad" pero que puede abrir un "horizonte totalmente distinto".
Ha reconocido que el proyecto ha sufrido varios retrasos por diversas causas y en el que han surgido "dificultes", primero por la propia dificultad técnica del proyecto, que es "absolutamente innovador", y también por el tipo de gestión que precisa, con conexiones entre distintos países y distintos equipos.
En ese sentido, ha explicado que se ha fijado un nuevo calendario, que tiene como horizonte 2035 y la central operativa "más adelante".
PROBLEMA DE LA "INTERCONEXIÓN"
Al margen del debate sobre la energía nuclear, el comisario ha alertado sobre otro problema que condiciona el desarrollo energético, que es el tema de las "interconexiones".
En el caso de la de España, considera que debe llegar a un "pacto" con Francia que le permita "interconexionar" con todo el sistema de mercado único europeo ¿De qué sirve que la Comisión Europea vaya hacia un mercado integrado de la energía, si la energía no puede fluir?", ha señalado.