Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Arantxa Sánchez Vicario niega los delitos que se le imputan

Arantxa Sánchez VicarioEFE archivo

El padre de Arantxa Sánchez Vicario, Emilio Sánchez Benito, imputado por apropiarse de 16 millones de euros de las cuentas de la extenista, ha negado este miércoles los delitos que se le imputan, aunque ha afirmado que debe ser su hija la que decida si quiere "perpetuar" el conflicto.

La Audiencia de Barcelona imputó al padre de la extenista, a su hermano Javier Sánchez Vicario, al abogado Bonaventura Castellanos y al economista Francisco de Paula Oro por los delitos de apropiación indebida, administración fraudulenta, falsedad en documento público y desleatad profesional, tras lo que el padre ha dejado en manos de su hija seguir adelante: "Solo a ella le corresponde la decisión", ha dicho en un comunicado.
Ha considerado que ya no puede hacer más para solucionar el enfrentamiento familiar, incluso después de permanecer en silencio para no perjudicar las posibilidades de reconciliación, y le ha pedido perdón por si, en algún momento de su vida, "no se ha sentido apoyada o comprendida del modo que ella esperaba".
Según la Audiencia, los cinco imputados se apropiaron supuestamente de 16 millones de euros de las cuentas de las sociedades de la extenista, que gestionaban en su nombre desde que ella tenía 14 años hasta el 2005.
Arantxa Sánchez Vicario interpuso denuncia contra ellos al recibir una sanción administrativa por una liquidación incorrecta del IRPF de más de 5 millones de euros en sus sociedades, por lo que decidió encargar una auditoría interna, y descubrió que los imputados habían estado derivando fondos de su cuenta hacia otras en Andorra, Luxemburgo y Suiza.