Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anulan la sanción al mando de la Guardia Civil de Formentera acusado de falta grave por rechazar ir a actos de la Diada

La Sala Militar ha anulado la sanción de 15 días de haberes con suspensión de funciones impuesta al sargento Comandante de Puesto de la Guardia Civil de Formentera por una falta grave cometida al rechazar la invitación del Presidente del Consell Insular para asistir a un acto oficial con motivo de la Diada de Sant Jaume.
La sentencia considera que el correo electrónico remitido no fue "descortés", que el mando sancionado no tenía la obligación de asistir al acto y que su conducta no era grave porque no atentó contra la dignidad de la institución.
Por todo ello, revoca el fallo del Tribunal Militar Central que consideró probado que el mando sancionado había infringido el deber o la obligación legal, o reglamentariamente establecida, que resulte inherente al cargo o a la función, cuando se produzca de forma grave y manifiesta, según el artículo 8 de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil.
Los hechos probados recogen que el presidente del Consell de Formentera remitió al sargento de la Guardia Civil sancionado una invitación para asistir a la entrega de la Medalla de Oro de Formentera y de los premios Sant Jaume, que se celebraban el día del patrón de la Isla, el 24 de julio de 2014 a las 20.30 horas en la Sala Municipal de Cultura.
Nada más recibirla, a las 11.36 horas del 23 de julio, el sancionado envió desde su cuenta oficial de correo electrónico a la Presidencia del Consell el siguiente mensaje: "Les confirmo que el Comandante de Puesto de la Guardia Civil de Formentera no acudirá a los actos de la Diada de Formentera, para así ceder su asiento a autoridades u otras personas que lo soliciten, ya que según informó en eventos anteriores su jefa de protocolo, teniendo en cuenta su formación y conocimientos, las autoridades militares no figuran en el protocolo balear, y por ello les agradezco la invitación pero otros asuntos en los que es necesaria mi presencia requieren mi atención. Un saludo". El presidente del Consell comunicó su malestar al Comandante Jefe de la Compañía de Ibiza por el contenido del correo electrónico.
De los motivos alegados en el recurso, han explicado, la Sala estima el que se refiere a la falta de tipicidad de la conducta, basándose en que no se han acreditado los elementos objetivos y subjetivos del tipo y sí, por el contrario, que no existe norma que obligue a asistir al acto.
La sentencia parte del análisis de tres cuestiones decisivas: si el correo es irrespetuoso o descortés, si el sancionado tenía la obligación legal o reglamentaria de asistir al acto y si la supuesta infracción es grave.
Sobre el primer punto, la Sala concluye que de la lectura de los términos del correo, por sus palabras y natural expresión, no se puede deducir que sea "grosero" -irrespetuoso o descortés-, como afirmó el Tribunal Militar Central.
En relación con el deber legal o reglamentario que incumplió el sargento de asistir al acto, afirma que las normas de referencia a las que acude el Tribunal carecen de precisión e imperatividad, e incluyen simples referencias genéricas, de carácter meramente orientativo.
Para la Sala Militar tampoco se cumple el requisito sobre la gravedad de la infracción pues, por grave, "ha de entenderse una conducta que atente contra la dignidad de la Institución, de forma trascendente, afectando a valores que entrañan sus señas de identidad", señala.
La sentencia incluye un voto particular discrepante del magistrado Javier Juliani Hernán y otro voto del presidente de la Sala Militar, Ángel Calderón Cerezo. Ambos defienden que se dan todos los elementos típicos de la infracción y que, por tanto, se tendría que haber confirmado la sanción.