Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antifrau propone al Parlament que le dé competencias "sobre la actividad de los partidos"

Pide más control sobre los candidatos que optan a dirigir la OAC tras el caso De Alfonso
El director de la Oficina Antifrau de Cataluña (OAC), Miguel Àngel Gimeno, ha planteado este miércoles al Parlament la posibilidad de que se otorgue a la institución que encabeza "competencias en relación con la actividad de los partidos políticos".
"Abramos un marco de reflexión que ha de tener en cuenta el papel que se quiere que juegue esta oficina en el control de la corrupción", ha añadido en una comparecencia a puerta cerrada en la Cámara catalana, donde ha intervenido sobre la proposición de ley de modificación de la OAC, han explicado a Europa Press fuentes de Antifrau.
Gimeno ha resaltado que los partidos son una pieza fundamental en el sistema democrático, pero han constatado que son las instituciones peor valoradas --junto con las entidades financieras-- "como consecuencia de los niveles de corrupción que proyectan y por la extendida percepción de su financiación ilegal".
El director de la Antifrau ha alertado de que los partidos tienen una escasa determinación para modificar el 'status quo', contribuyendo así a aumentar esta desconfianza ciudadana "ante la proliferación de escándalos de corrupción que tienen su epicentro en la financiación irregular".
Gimeno --expresidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC)-- ha puesto como ejemplo "la concatenación interesada de lagunas y 'olvidos' en materia de financiación, con las fundaciones como ejemplo paradigmático", y el escaso interés de las formaciones de dotarse de programas de cumplimiento normativo.
En su intervención, Gimeno también ha propuesto que el Parlament tenga un mayor control de la Oficina Antifrau, por lo que ha incidido en que debe redefinirse "la perioricidad y especialización" de este control.
Es una de las propuestas que ha puesto sobre la mesa con el fin de garantizar la independencia, neutralidad, objetividad e imparcialidad de la Antifrau tras la "experiencia previa" de su antecesor, Daniel de Alfonso, al que no se ha referido de forma directa pero sí indirecta.
"IMPARCIALIDAD Y NEUTRALIDAD"
De Alfonso fue cesado el año pasado de su cargo después de desvelarse que había mantenido reuniones con el entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, en las que abordaban la búsqueda de pruebas contra políticos independentistas.
En esta línea, Gimeno ha pedido intensificar el control sobre los candidatos que optan a dirigir la Oficina, con una investigación a fondo de sus cualidades profesionales "pero también aflorar si la persona propuesta participa de la cultura de la imparcialidad y neutralidad" que considera indispensable para el cargo.