Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Andreu interroga a Spottorno y a otros 12 imputados por las 'tarjetas b'

El exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, ha asegurado ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que llevaba "una contabilidad más o menos casera" de los gastos que cargaba a su 'tarjeta black' de Caja Madrid aunque la entidad nunca le facilitó información sobre su saldo, informaron fuentes jurídicas presentes en su declaración.

Spottorno, que ha declarado como imputado por cargar 223.900 euros a su visa opaca al fisco, ha dicho que la tarjeta se la entregó en 2002 el entonces director general financiero de la entidad, Ildefonso Sánchez Barcoj, cuando fue nombrado presidente de la Fundación Caja Madrid con la consigna de que era de "libre disposición para gastos personales" con un límite de 22.000 euros al año.
El compareciente, que utilizó su tarjeta en spas urbanos y compras en Ikea, farmacias, tiendas de electrodomésticos, joyerías y sastrerías de lujo, ha dicho que no se enteró de que podía retirar efectivo en los cajeros hasta 2003 y que, al saberlo, pidió el pin a Sánchez Barcoj.
Hoy también ha declarado Matías Amat, hombre de confianza del que fue presidente de la entidad, Miguel Blesa. Gastó 431.000 euros en viajes, ropa y joyas y dejó la entidad en 2011 con una indemnización de más de seis millones de euros.
El juez también toma declaración hoy a Ricardo Morado, que fue director de Organización de la entidad (443.000 euros); Juan Manuel Astorqui, director de Comunicación (287.000); Carmen Contreras Gómez, directora de Obra Social (277.000); Carlos Vela García, responsable de Crédito a Empresas (246.000); y Ramón Martínez Vilches, de Dirección de Riesgos (99.000).
Los últimos en comparecer son el exvocal a propuesta del Partido Popular (PP) Jorge Rábago, que cargó 8.000 euros, al representante de CCOO Gabriel María Moreno Flores (20.400 euros) y a los exconsejeros ejecutivos Luis Enrique Gabarda (134.800), Carlos María Martínez (271.900), Mariano Pérez Claver (354.100) y Ramón Ferraz Ricarte (390.000).
El magistrado, que ha interrogado ya a 54 antiguos responsables de la caja por este asunto, atribuye a los exconsejeros un delito de administración desleal y otro de apropiación indebida y al resto de exdirectivos únicamente este último. Entre los imputados están los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato y el exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj.