Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP roza la mayoría absoluta en Andalucía

Javier Arenas, vicesecretario regional del PPcuatro.com

Aventaja al PSOE en 9,4 puntos

Según el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía de otoño de 2011

El PP-A ganaría las elecciones andaluzas con el 47% de los votos frente al 37,6 que obtendría el PSOE-A, lo que daría a los populares una ventaja de 9,4 puntos y les situaría rozando la mayoría absoluta, según el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía de otoño de 2011 presentado este jueves en la Universidad de Granada por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea). Dicho sondeo -realizado entre el 1 y el 30 de diciembre a partir de 3.200 entrevistas en toda Andalucía- mantiene a IULV-CA como tercera fuerza política en Andalucía, logrando el 6,3% de los votos, mientras que UPyD se auparía al cuarto lugar con el 3%, relegando al PA al quinto puesto con el 2%.
La directora del Cadpea, Carmen Ortega, ha señalado en rueda de prensa que estos datos no permiten garantizar que el PP tenga mayoría absoluta en el Parlamento andaluz por la distribución provincial de escaños, aunque sí "es muy probable que la obtenga", ya que, según la tradición electoral andaluza, es necesario contar con un mínimo del 47 por ciento de los sufragios.
Ése fue el caso de las elecciones autonómicas de 1986, cuando el PSOE andaluz pudo gobernar en solitario con este porcentaje, según ha precisado la analista política.
El estudio estima la participación en estos comicios en un 63,4 por ciento, casi diez puntos menos que en las autonómicas de 2008, dato que la directora del Cadpea ha relacionado directamente con el hecho de que por primera vez desde 1996 no vayan a coincidir las elecciones autonómicas con las generales, que suelen tener un mayor "efecto de arrastre" en la participación.
En este escenario, el 66,8% de los andaluces cree que el PP saldrá vencedor en unas próximas elecciones autonómicas, mientras que solamente el 16,8 por ciento adjudica la victoria al PSOE en estos comicios. En cuanto al partido político que a los electores les gustaría que ganase las consultas andaluzas, el 36,5% de los andaluces prefiere al PP como la formación política ganadora en elecciones autonómicas.
Arenas, el más conocido
Respecto a la valoración, los andaluces siguen suspendiendo a los principales líderes políticos, a pesar de existir una mejora leve en sus calificaciones. El actual presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, repite respecto al pasado Egopa como el líder andaluz mejor valorado, con una calificación de 4,54 puntos, 0,29 puntos más que hace seis meses. Le siguen a corta distancia el presidente del PP-A, Javier Arenas, con 4,36 puntos; la líder del PA, Pilar González (4,21) y Diego Valderas con 4,16 puntos.
No obstante, los datos varían en cuanto al grado de conocimiento que los andaluces tienen de los políticos, situándose Javier Arenas en el primer puesto del ranking (93,5 por ciento de los encuestados le conocían), seguido de José Antonio Griñán, con un 84 por ciento y Diego Valderas y Pilar González, con un 52,1 y un 21,8 por ciento respectivamente.
A finales de 2011, las calificaciones negativas vuelven a superar a las positivas en la valoración de la labor realizada por el gobierno autonómico y por los principales partidos de la oposición andaluza. Así, el 42,6 por ciento de los ciudadanos emite juicios negativos sobre la gestión del ejecutivo andaluz, mientras que el 43,9 por ciento considera que la actuación del PP en la oposición andaluza ha sido mala o muy mala.
Destaca que en relación al verano de 2011 se reduce en ocho puntos porcentuales las opiniones negativas sobre el Gobierno andaluz, mientras que para el PP-A esta disminución es de casi dos puntos. Del mismo modo, descienden las valoraciones negativas de la actuación de IU en la oposición andaluza, situándose a finales de 2011 en el 39,3 por ciento del total.
Prácticamente, la totalidad de los andaluces conoce a los líderes nacionales de los dos principales partidos --José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy-- con porcentajes de respuesta superiores al 98 por ciento. La líder de UpyD, Rosa Díez, es conocida por el 81 por ciento de los encuestados mientras que el 68 por ciento identifica al Cayo Lara (IU). Casi el 73,7 por ciento de los andaluces valora negativamente la labor realizada por el Gobierno de Zapatero y el 53,1 por ciento tiene una visión crítica de la actuación política del PP a nivel nacional en el último año.
Política económica
En cuanto a la política económica, respecto a hace seis meses se registra un aumento de casi once puntos en el grado de confianza de los andaluces en el ejecutivo andaluz para responder a la crisis, pero seis de cada diez ciudadanos (60,1 por ciento) confían poco o nada en la política económica del Gobierno andaluz para salir de la crisis.
Por lo que se refiere a las propuestas del PP andaluz en materia económica, el 35,2 por ciento de los ciudadanos las definen como buenas o muy buenas, frente al 30 por ciento con una valoración negativa. Si bien, el 25,7 por ciento de los andaluces no sabe responder a la pregunta formulada a este respecto.
El pesimismo sobre la situación económica de Andalucía y de España cierra el 2011, así el 84,1 por ciento de los andaluces califica como mala o muy mala la situación económica de la comunidad frente al 88,2 por ciento con una mayor opinión negativa de la política del país.
En esta línea, casi el 52 por ciento de los andaluces creen que la economía andaluza seguirá igual frente a un 43,6 por ciento con tiene una percepción inmovilisata sobre la marcha de la economía española en los próximos seis meses, opiniones que se producen después de que el PP de Mariano Rajoy ganara las elecciones generales.
Según el estudio, entre los andaluces predomina la "identidad subjetiva dual", de tal forma que el 65,2 por ciento de los ciudadanos de Andalucía se siente tan andaluz como español.
Aunque con una tendencia al descenso, continúan siendo mayoría los que prefieren el actual Estado de las Autonomías (53,2 por ciento). Aunque cabe destacar el incremento de los partidarios de la organización política centralizada del Estado sin autonomía, que a finales de 2011 se situó en torno al 25,05 por ciento.
En los últimos tres años se ha incrementado en seis puntos la percepción de trato desigual por parte del Gobierno a las comunidades autónomas. En este caso en otoño de 2011, el 83,2 por ciento de los andaluces considera que el Gobierno español favorece a unas comunidades más que a otras.
Confianza y problemas
Entre las instituciones andaluzas, los ciudadanos depositan el mayor grado de confianza en las universidades, con una valoración media de 6,73 puntos. Le sigue el Defensor del Pueblo Andaluz, con 5,37 puntos y quedan por debajo del cinco el resto de instituciones. En este sentido, la directora del Cadpea ha destacado que las Diputaciones provinciales figuran en el último lugar en grado de confianza, con una calificación de 3,91 puntos.
El desempleo se mantiene al alza como el principal problema de Andalucía, para el 90,5 por ciento. La corrupción (20,7%),la política (20,6%)y la educación(20,4%)completan el elenco de los cinco principales problemas de Andalucía, con un porcentaje similar de respuestas.
El paro (58,9%) y los problemas de índole económica (32,1%) continúan como las dos principales preocupaciones de los andaluces a nivel personal. En relación a hace seis meses, el desempleo sigue siendo al alza el principal problema, mientras que se mantienen los problemas de índole económica y asciende la educación que ocupa la tercera posición, con un porcentaje de respuesta del 15 por ciento. En contraposición, la mitad de los andaluces (48,2 por ciento) considera que su situación económica personal o familiar es buena o muy buena.