Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botella resume sus 2 años en la Alcaldía como los de las "promesas cumplidas"

Ana BotellaEFE

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha hecho balance de sus dos años al frente del Ayuntamiento afirmando que, tras un par de ejercicios de "ajustes y promesas cumplidas, la ciudad se encuentra "en mejores condiciones para salir de la crisis y liderar la recuperación económica", a lo que ha añadido que su "mayor desafío político y social" y la "principal preocupación" de su equipo es el empleo.

"Sabemos que queda mucho por hacer pero gracias a lo conseguido Madrid puede mirar el futuro con confianza", ha declarado este jueves en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, 24 horas antes de que se cumplan los dos años desde que llegó a la Alcaldía de la capital.
Botella ha hecho un repaso por algunos de los acuerdos, más de 1.700, adoptados en las 104 sesiones de la Junta de Gobierno que ella preside con el fin de ofrecer "unos servicios de más calidad y con menos coste en esta larga travesía de la crisis", con los que se pretende reforzar la cohesión social y aumentar los Servicios Sociales, a los que se han destinado 954 millones de euros en dos años.
"LA ALCALDESA DE LOS QUE PEOR LO ESTABAN PASANDO"
"Llegué manifestando mi voluntad de ser la alcaldesa de los que peor lo estaban pasando", ha declarado tras afirmar que ese compromiso lo mantiene con "aquellos que han perdido su trabajo, los excluidos, los mayores que viven solos". "Mi primer pensamiento es seguir gobernando para ellos", ha remarcado.
Tampoco ha olvidado la deuda de "gratitud" que tiene con los madrileños, quienes "han sabido estar a la altura de las circunstancias" con el esfuerzo y el sacrificio que exigen los tiempos difíciles que tocan vivir con la crisis. Hay que afrontarla, en sus palabras, con "austeridad, ordenando las cuentas, reduciendo la deuda, fomentando la inversión y apoyando a los emprendedores". Se trata, en definitiva, de "hacer los deberes para avanzar en la senda de la recuperación económica".
"HACER MÁS CON MENOS"
La primera edil ha añadido que durante esos dos años ha trabajado para cumplir con todas sus fuerzas el programa del PP, con las premisas de "hacer más con menos, suprimiendo barreras fiscales y burocráticas, tendiendo puentes a empresas de inversión y fomentando la colaboración público-privada para crear un entorno favorable a la creación de empleo". Todo ello unido a su firme convicción política de que "no se puede gastar más de lo que se ingresa".
En este contexto ha enmarcado los frutos del Plan de Ajuste "prudente y realista", que ha permitido no sólo cumplir el objetivo de déficit de no superar el 0,3 por ciento del PIB sino que lo ha mejorado al lograr un superávit del 0,7 hasta alcanzar la sostenibilidad financiera. Ha sido posible "gracias a los excelentes profesionales de la casa", los funcionarios, los 21 concejales-presidente de los distritos y los miembros de su Junta de Gobierno.
Entre las medidas adoptadas en estos dos años, Ana Botella ha destacado la creación de la primea zona franca urbana de España, el Madrid Tax Free (con 1.300 peticiones desde septiembre en su primera convocatoria), el plan de rebaja de impuestos o el de bonificaciones, lo que permite sentar las bases para el crecimiento económico.
Así, ha detallado que hasta septiembre se habían creado en la ciudad 12.150 empresas, un 7,4 por ciento más que el año pasado y un 13 por ciento más que en todo el país. Tampoco se ha olvidado de la nueva ordenanza que permite abrir más negocios con una declaración responsable.
Otra de las paradas que ha hecho ha sido en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que pretende "quitar corsés para un futuro más próspero en una ciudad más cohesionada", que incluye proyectos singulares como Canalejas o la implantación de fundaciones como la Foster o Ambasz.
En este repaso por sus dos años de gestión, la alcaldesa no se ha olvidado del nuevo modelo de contratación integral, con cinco contratos ya en marcha que generan a la ciudad un ahorro anual de casi 115 millones de euros. Se unen a la apuesta por la tecnología, con el dron para Samur, bomberos y policía, en la vía de convertir Madrid "en una ciudad smart".
En el ámbito medioambiental, la primera edil ha destacado que la ciudad es "responsable y sostenible", con un Plan de Calidad del Aire en marcha, igual que la M-10, que pone al servicio del madrileño 10 nuevos kilómetros de ciclocalles. Tampoco se ha dejado en el tintero la puesta en marcha de tres nuevas bibliotecas y la colaboración público-privada en el mundo de la cultura que permite, por ejemplo, que la Colección Masaveu sea una realidad en estos momentos en CentroCentro.
Lo que sí ha hecho ha sido dejar las críticas para "los medios de comunicación y la oposición". No ha querido dar "pistas" pero ha asegurado que hace autocrítica con ella y con su equipo, además de aceptar la de los demás. "Siempre las acepto y trato de aprender de ellas, a veces se aprende mucho", ha concluido.