Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso advierte de que "si el PNV se emborracha de poder termina en la radicalidad y en la ruptura"

Dice que busca que Podemos sea en Madrid "la plataforma que defienda el derecho de autodeterminación que quiere impulsar desde Euskadi"
El presidente del PP vasco y candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, ha insistido en que la "prioridad" del PNV no es la independencia, sino "tener poder absoluto en todos los ámbitos". Por ello, ha advertido de que, si la formación jeltzale "se emborracha de poder, termina en la radicalidad y en la ruptura". Además, ha recordado que el propio Iñigo Urkullu "ha avisado" de que pactarán con Podemos para que sea "su aliado en Madrid y plataforma de la autodeterminación".
Alonso ha realizado estas declaraciones en un mitin en el Palacio Miramar de San Sebastián, en el que ha tomado parte junto al ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, el presidente del PP de Guipúzcoa y cabeza de lista por este Territorio, Borja Sémper, y la portavoz popular donostiarra, Miren Albistur.
En su intervención, el aspirante popular ha considerado que Urkullu "tiene nostalgia del Plan Ibarretxe", pese a que la ciudadanía vasca "no quiere la independencia, únicamente un 19%". Además, ha alertado de que con la secesión planteada por la formación jeltzale "se acabaría con el actual Gobierno vasco". Para Alonso, el PNV "quiere borrar la historia, la instituciones forales y el sentimiento de pertenencia a España de toda nuestra historia".
En esa línea, ha señalado que la "primera prioridad" del Partido Nacionalista Vasco "no es la independencia", sino "tener el poder absoluto en todos los ámbitos". "Y para ello pactará con quien sea", ha recalcado. Además, ha considerado que el PSE "se ha convertido solamente en una comparsa del PNV" en Euskadi y está "dispuesto" con tal de "mantenerse en una posición subalterna apuntalando y ayudando" a la formación jeltzale.
Alonso ha reiterado que el PP es el "proyecto alternativo" al de la formación jeltzale "y ellos lo saben". "Saben que, aunque ahora tengamos menos votos o menos fuerza, los únicos que les podríamos sustituir somos nosotros porque tenemos esa voluntad, tenemos la voluntad de un proyecto alternativo que es el de la libertad y el de la convivencia de los vascos, que ama España y que cree en Europa y en que el mundo es abierto", ha manifestado.
Por eso, ha hecho un llamamiento a "todos aquellos que piensen como nosotros", entre los que ha citado a los votantes de Ciudadanos, porque el proyecto del PP "va más allá de un partido político". "El PP es una plataforma, un instrumento pero nuestra idea es la de la libertad y la de la convivencia y ahí tenemos que llevar también a otra gente", ha enfatizado.
"DEBILIDAD"
Asimismo, ha advertido de que "si el PNV se emborracha de poder, entonces discurrirá por el camino de la radicalidad y en el planteamiento de la ruptura". "Lo están advirtiendo", ha insistido el dirigente popular, para afirmar que Urkullu "está esperando el momento de una España débil, de un Gobierno débil, quiere la debilidad del Partido Socialista".
De este modo, ha recordado que ya ha pedido "ayuda" a Podemos con el objetivo de alcanzar un pacto en Euskadi para que los diputados de la formación morada "se conviertan en aliado en Madrid y que sea la plataforma que defienda el derecho de autodeterminación que quiere impulsar desde Euskadi".
Por ello, ha tachado de "desfachatez" que el PNV plantee que "les tienen que votar hasta los del PP porque son moderados". "No confundamos hablar en voz baja, no sonreir y ser aburrido con ser moderado", ha expresado el presidente del PP vasco, quien ha defendido los valores de su formación y ha ironizando señalando que "para estar cómodos nos habríamos hecho del PNV como los del PSE".
PAPEL "SONROJANTE"
Borja Sémper, por su parte, ha calificado de "sonrojante" el papel del PSE, ya que "se erige en alternativa al nacionalismo en las elecciones y pasa a ser su muleta tras ellas". A su juicio, los socialistas "han renunciado hace tiempo a ser alternativa porque lo que quieren son sillones y empleo para ellos".
Tras criticar que el Gobierno vasco no ha aprobado ninguna medida económica en esta legislatura para, entre otras cuestiones, hacer frente a la crisis, ha denunciado que, por el contrario, el Ejecutivo de Urkullu "se ha dedicado a los presos y a la autodeterminación con más de 40 acuerdos con EH Bildu".
En esa línea, ha asegurado que el PP no pretende que el PNV "deje de ser independentista", pero ha remarcado que la formación jeltzale "lo que no puede pretender es que no queramos una Euskadi integrada en España". En ese sentido, ha advertido de que votar a los nacionalistas es tener "más sectarismo", porque, en su opinión, "quien más daño hace a Euskadi son las políticas sectarias del PNV".