Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso dice que Sánchez "es inasequible al desaliento", pero cree que las urnas "le pesarán" tras el 25S

Advierte de que Euskadi se "paralizará" si se desliza "en la dirección soberanista"
El candidato a lehendakari del PP vasco, Alfonso Alonso, ha afirmado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "es inasequible al desaliento" y mantiene su 'no es no' a Mariano Rajoy, pero cree que las urnas "le pesarán" tras el 25 de septiembre.
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Alonso ha afirmado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "está empeñado en no permitir que arranque el Gobierno".
"Después de haber formado una mayoría de 170, una mayoría amplia pero no suficiente, no se permite que arranque la legislatura, pueda formarse un Gobierno y, después, cada uno pueda tener un papel de oposición porque, al final, ese Gobierno tendría que negociar absolutamente todas las decisiones que hay que tomar", ha manifestado.
No obstante, ha dicho que, "si eso no ocurre antes del 31 de octubre, todo el mundo sabe que vamos a elecciones". "Y, claro, ésa es una posibilidad realmente inquietante, que nos dejaría en muy mal lugar a todos", ha añadido.
Tras recordar que la situación actual es "de bloqueo", ha manifestado que, después de que terminan las elecciones gallegas y las vascas, "puede que se mueva algo". "Creo que las urnas siempre pesan. Parece que Pedro Sánchez es inasequible al desaliento y sigue con el 'no es no', pero seguro que las urnas le pesarán", ha indicado.
INFLUENCIA EN EL PARLAMENTO VASCO
El presidente de los populares vascos ha afirmado que el Partido Popular "quiere tener una posición influyente de capacidad de decisión dentro del Parlamento y utilizarla con inteligencia para moderar la política vasca".
Además, ha señalado que él pretende "construir un proyecto distinto, más abierto y más ambicioso para Euskadi". "Nosotros estamos un poco planos en el País Vasco. Aquí se vive muy bien, hay gente muy formada, tenemos una cultura industrial y una base empresarial muy buena, pero estamos estancados. Hemos perdido 8.000 empresas durante la crisis y hemos recuperado solo la quinta parte. Tenemos prácticamente la misma gente trabajando que hace cuatro años y no recuperamos el número de autónomos que hemos perdido", ha indicado.
Frente a esto, ha destacado que cada vez existe una tasa mayor de dependencia, la población envejece y no crece. "Estamos un poco estancados y tenemos que hacer un gran pacto de país para dar un paso adelante", ha señalado.
A su juicio, esto no requiere "tanto de una obsesión nacionalistas, identitaria, de discusiones entre vascos, sino una posición mucho más abierta".
OFRECIMIENTO AL PNV
"A mí me gustaría construir eso con quien se puede construir, y nosotros se lo hemos ofrecido también al PNV. Y creo que ahí hay una dicotomía y tiene que elegir. Aquí va a haber una presión soberanista muy grande en el Parlamento a lo largo de los próximos años, y si nos deslizamos en esa dirección, seguramente, nos quedaremos también paralizados", ha apuntado.
Alfonso Alonso cree que ahora los jeltzales "están en campaña, y deja abierta la puerta para el otro lado, la consulta soberanista, y todas estas cosas", que llevarán "a un bloqueo". "Estos cuatro años hemos avanzado muy poco, apenas se han hecho leyes en el Parlamento vasco de contenido económico, no se ha legislado mucho", ha añadido, para precisar que no hay habido "un impulso económico".
"Ahora que Urkullu promete que todo lo que no ha hecho en la primera legislatura, lo va a hacer en la segunda, nosotros presionaremos para que, efectivamente, se haga", ha dicho.
Aunque prevé que en el Parlamento vasco haya una mayoría "abrumadora" a favor del derecho a decidir, ha manifestado que eso "puede ser confuso" porque está seguro de que en la calle "no hay una mayoría abrumadora para que nos metamos en un lío a la catalana en Euskadi".
"La gente no quiere bronca, no quiere división, la gente lo que quiere es que trabajemos para resolver los problemas de su vida. Yo eso sí lo noto en la calle. En el País Vasco, sobre todo no quieren, división. Por tanto, creo que sería muy mal negocio para todos meternos en soberanismos, autodeterminaciones y en broncas de unos contra otros", ha concluido.