Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto Garzón, candidato a La Moncloa de Ahora en Común-Unidad Popular

Alberto GarzónEFE

El dirigente de IU Alberto Garzón ha sido proclamado candidato a la Presidencia del Gobierno por Ahora en Común-Unidad Popular, tras haber finalizado el escrutinio definitivo de las primarias de la plataforma.

El Comité Electoral Estatal de Ahora en Común-Unidad Popular ha proclamado ganador del proceso de primarias a Alberto Garzón con un total 29.334 votos de los 30.324 apoyos que han recibido el conjunto de las candidaturas tanto a través de las urnas como por vía telemática, lo que supone un apoyo del 96,7%.
Estos datos definitivos han variado con respecto a los provisionales que indicaban que el segundo más votado era Miguel Ángel Vázquez Martín, de la formación Por un Mundo más Justo. Finalmente, Vázquez ha quedado en tercer lugar con 310 votos, superado por Alberto Fernández Sierra con una diferencia de ocho votos.
Un total de 14 aspirantes concurrían a estas primarias, que se han celebrado de forma paralela a las que han elegido a los integrantes de todas las candidaturas. En total, han sido emitidos 35.104 votos, siendo adrid la primera ciudad en participación, seguida de Sevilla, Asturias y Zaragoza, según ha informado la formación en un comunicado.
Garzón ya partía como favorito de este proceso como candidato de IU a la Presidencia del Gobierno y, en diversas ocasiones, había manifestado su deseo de no ser sólo el candidato de su organización, sino el candidato de toda la unidad popular.
El diputado de IU se enfrentará como cabeza de lista por Madrid al líder de Podemos, Pablo Iglesias , con quien durante meses trató de alcanzar un acuerdo para concurrir juntos a las elecciones. Sin embargo, esas negociaciones acabaron con el 'portazo' de Podemos y ahora IU trata de buscar su hueco entre los votantes de la izquierda.