Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón lo ha sido todo en política menos presidente del Gobierno

Alberto Ruiz Gallardón deja todo: el escaño, el ministerio y la política. Es el final de una larga y brillante carrera política devorada por una iniciativa polémica como la reforma de la ley del aborto. Pero esta no ha sido su primera dimisión. Ya lo hizo hace casi 20 años cuando renunciaba a la portavocía del Senado. En aquella ocasión lo hacía para presidir la Comunidad de Madrid. Eran tiempos de ascenso. Años más tarde, en 2008 comprobó como, por primera vez, le cortaban las alas. No le permitieron concurrir a las elecciones generales, que por cierto, perdería el PP. Fue la primera vez que Ruiz Gallardón meditaba seriamente dejarlo todo. Atrás quedaba una larga andadura en la política local madrileña. A partir de 1995 Gallardón gana toda elección a la que concurre. Tanto en la Comunidad, como en el Ayuntamiento. Pero su sueño no llega hasta 2011 cuando es nombrado ministro mientras que en el Ayuntamiento le sustituye, Ana Botella que al igual que él, también ha anunciado su retirada. Como ministro, Gallardón se propone transformar una institución obsoleta. Pero lo que realmente logra es convertirse en el ministro más contestado. Sus tasas y sus reformas provocan la primera huelga de los jueces en la historia. Su Ley del aborto, directamente acaba con su carrera.