Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahora Madrid critica la deportación del interno del CIE de Aluche que aseguró haber sido agredido

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero; el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato; el segundo teniente de alcalde y delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, y el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, se han pronunciado sobre la notificación para expulsión que ha recibido el interno del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche que denunció este martes supuestas agresiones de tres agentes de la Policía Nacional.
A través de Twitter, Barbero ha lamentado la "desaparición constante del Estado de derecho en los CIE" al entender que se expulsa a una persona "que denuncia agresiones y testigos posibles". También ha apuntado a la existencia de "racismo institucional".
Sánchez Mato ha calificado de "vergüenza" la existencia de CIE y ha resumido los hechos en "denunciar agresiones y que te deporten: vulneración sistemática de los derechos más básicos".
En esta línea, Murgui ha señalado en la red social que él, si denuncia agresiones en un país extranjero, espera que se le asista. "No que se me deporte", ha insistido.
Por su parte, Mauricio Valiente ha asegurado que "deportar a una persona por denunciar abuso y agresiones es una grave muestra de racismo institucional".
SOS Racismo Madrid presentó este martes una denuncia ante el Juzgado de Guardia de Plaza Castilla en la que se solicitaba que se investigara la supuesta agresión sufrida por el interno. En su denuncia, la ONG solicitaba identificar a los responsables, que el médico forense emitiera un informe médico sobre las lesiones del joven; que se reclamara al director del centro las grabaciones de las cámaras de seguridad; y que se tomara declaración a los testigos. Además, pedía la suspensión de las expulsiones de España del joven y de los testigos que presenciaron los hechos.