Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre propone que la Delegación del Gobierno gestione la financiación a Cataluña

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, ha propuesto este miércoles que el Estado deje de financiar a la Generalitat y que sea la Delegación del Gobierno la que gestione los recursos estatales en Cataluña.
Durante un almuerzo-coloquio en Barcelona en el que ha presentado su libro 'Yo no me callo' (Espasa), ha asegurado que ella "pondría todo el dinero en la Delegación del Gobierno", para que sea este organismo el que transfiera los pagos corrientes a los funcionarios.
Según ella, "con los fondos del Gobierno de la nación se están pagando seis cadenas de televisión y abriendo embajadas", y ha añadido que la Generalitat tiene una deuda de 70.000 millones de euros que, a su juicio, sortea gracias a las transferencias del Estado.
"Le diría a Montoro, que no es precisamente amigo mío, que el dinero para pagar médicos, enfermeras, profesores, farmacias, funcionarios... Todo ese dinero lo pondría en la Delegación del Gobierno".
La expresidenta de la Comunidad de Madrid cree que el dinero que el Estado transfiere a Cataluña "debe ser finalista para pagar cuestiones que la Generalitat debe afrontar", aunque actualmente ya regula su financiación a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).
También ha defendido que el Gobierno central "no lo debe de estar haciendo tan mal cuando en Cataluña está bajando por primera vez el independentismo", y ha llamado a publicar con claridad las balanzas fiscales para desactivar el mensaje 'España nos roba'.
Aun así, admite que "no es fácil reclutar candidatos del PP en Cataluña", como tampoco lo es en el resto del Estado: según ella, en la transición acudían a la política los mejores en sus ámbitos para prestar un servicio público a sabiendas de que sería para ellos un motivo de orgullo, pero ahora se ve como un estigma.
ANÁLISIS DEL PROCESO SOBERANISTA
Aguirre se ha preguntado "qué ha pasado para que los catalanes, que fueron los españoles que votaron con más entusiasmo la Constitución quieran separarse", y lo ha atribuido a cinco motivos principales.
En primer lugar, a la educación en Cataluña, que "durante 36 años sólo ha ofrecido en escuelas e institutos la versión nacionalista de la historia", y, en segundo lugar, a los medios de comunicación públicos catalanes.
Los otros tres motivos son la simpatía que, según Aguirre, ha tenido el PSOE hacia los nacionalistas catalanes; la poca transparencia en las balanzas fiscales, y que la derecha no haya sabido "ofrecer un proyecto liberal para hacer una Cataluña grande en una España grande".
Ha asegurado que la independencia de Cataluña sería un "cataclismo" y ha abogado por estrechar los lazos entre territorios desde todas las instituciones.
Sobre el caso Pujol, ha dicho que es "sorprendente que nadie de la familia" haya pasado una sola noche en comisaría, y que es uno de los casos más graves de corrupción que ha habido en España.