Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Máxima representación política en el funeral de Estado de Suárez

A las siete en punto de la tarde han comenzado a llegar a la catedral de la Almudena los primeros invitados del funeral de Estado a Adolfo Suárez. Largos abrazos y muestras de afecto de los miembros de la Familia Real con los de la familia del fallecido ex presidente. Era la antesala del funeral de Estado que cierra los actos de despedida del primer presidente de la actual etapa democrática en España. En el interior del templo de nuevo pleno. La fotografía la componen los sucesores de Adolfo Suárez: el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy acompañado de su mujer, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. A ellos la solemnidad del momento les hace verse en un gesto de distendida cordialidad. Arropando a la familia de Suárez también los miembros del Gobierno, de las altas instituciones del Estado, de todos los presidentes autonómicos y una amplia presentación internacional. Entre los invitados una presencia sin duda incómoda para muchos. La del presidente guineano Teodoro Obiang. Hacía ocho años que no visitaba la capital. En aquella ocasión el dictador se entrevistó con el rey, con el entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y con el por entonces líder de la oposición Mariano Rajoy. Eso sí, la polvareda levantada por su presencia obligó a anular la visita que tenía prevista al Congreso de los Diputados.