Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AN juzga a un etarra por el intento de asesinato a un concejal de UPN en Pamplona

El fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira solicita una pena de 15 años de cárcel para el que fuera miembro del "comando Amaiur" de ETA Jorge Olaiz Rodríguez por un delito de asesinato terrorista, en grado de tentativa, cometido en noviembre de 2000 en Pamplona (Navarra) contra el exconcejal de UPN Miguel Ángel Ruíz Langarica. El atentado se frustró al advertir a la policía un vecino que sospechó de la actitud del terrorista.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal señala que Olaiz Rodríguez mantuvo una cita en el sur de Francia con la dirección de ETA y que en dicho país realizó un curso de armas y explosivos y luego recibió órdenes para realizar seguimientos y vigilancias a concejales de UPN y del PSOE en Pamplona.
El terrorista centró su actividad en el exconcejal Ruíz Langarica por ser una persona con la que coincidía en su actividad laboral, pues este tenía una empresa de amortiguadores con la que trabajaba como subcontratada la compañía en la que trabajaba el terrorista. Por ello sabía que el edil carecía de escoltas y, tras vigilarle, resolvió acabar con su vida el 24 de noviembre de 2000.
Ese día, junto con el ya condenado Iñaki Beaumont, quien portaba una pistola, se apostó en la inmediaciones del domicilio de su víctima. El ataque no pudo llevarse a efecto, según el fiscal, como consecuencia de la intervención de un testigo protegido que sospechó de la actitud de los terroristas y alertó a una patrulla de la Policía Nacional.
Beaumont fue detenido portando el arma, mientras que Olaiz huyó y se refugió en casa de una amiga, ocultándose más tarde en la casa de un desconocido y trasladándose posteriormente a Francia, donde se integró en el "comando Kroma" que fue desarticulado en noviembre de 2001.