Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AN condena a 11 años de prisión por captación al expreso de Guantánamo y líder de la 'Brigada Al Andaluzas'

Los otros ocho acusados han sido penados con ocho años de prisión como integrantes de dicha organización criminal
La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 11 años y 6 meses de prisión al líder de la célula islamista 'Brigada Al Andalus' y expreso de Guantánamo, Lahcen Ikassrien, por la captación, adoctrinamiento y envío de combatientes a Siria.
La sentencia de 183 páginas explica cómo este grupo, encabezado por Ikassrien (alias 'Hassan'), era una "auténtica plataforma de envío de combatientes yihadistas". Así, relata cómo algunos de los nueve acusados ya tenían pensada y planificada su salida de España, contextualizando este viaje como motivos laborales.
La 'Brigada Al Andalus' estaba localizada principalmente en Madrid, "integrada" en las franquicias de Al Qaeda, desde 2011 y 2014. Según explica la resolución de la que ha sido ponente el magistrado Fermin Echarri, la célula realizaba labores de captación, radicalización, adoctrinamiento y posterior envío de voluntarios yihadistas.
TAMBIÉN HACÍAN APOLOGÍA DEL TERRORISMO
Además, la sentencia afirma que los acusados realizaban apología "sistemática, continua, exclusiva y focalizada" en organizaciones vinculadas a Al Qaeda en el conflicto sirio a través de la red social Facebook y facilitaban la audición y el visionado de "numeroso" material videográfico incautado en sus domicilios.
El expreso de Guantánamo era considerado el "referente ideológico" del grupo y, por ello, le mostraban "respeto", convirtiéndose, según dice el escrito de la Audiencia Nacional, en una "pieza básica en la transmisión de ideas que justificaban y alababan la lucha armada por sus experiencias vividas en el pasado". Ikassrien estuvo recluido en la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba) entre 2002 y 2005 y fue absuelto en 2006 por la ausencia de vínculos con Al Qaeda.
Asimismo, subraya que como líder, "mantenía al grupo cohesionado" y reprendía a los miembros que "no seguían sus pautas o no actuaban de manera prudente". De hecho, la sentencia indica que Ikassrien tomó la decisión de partir para realizar la 'Yihad' y se la inculcó al resto de los miembros del grupo.
Mientras que la Fiscalía y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) reclamaron penas de entre 16 y 8 años de cárcel para los acusados, el líder de la organización ha sido condenado a 10 años de prisión, libertad vigilada durante siete años, inhabilitación especial para empleo o cargo público por el mismo tiempo e inhabilitación absoluta durante 16 años por integración en organización terroristas, en grado de dirigente.
A esto se le suma un año y seis meses de prisión, más 9.000 euros de multa e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por el delito de falsedad en documento oficial.
Asimismo, los otros ocho acusados, Nabil Benazzou, Mohammed Bouyakhlef, Mohamed Khalouk, Abdeslam el Haddouti, César Raúl Rodríguez (alias 'Omar El Argentino'), Oialae Chergui, Younes Zayyad y Deniz Ibryam, han sido condenados a ocho años de prisión como integrantes de dicha organización criminal. También se ha decretado para cada uno de ellos la inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de 10 años, inhabilitación absoluta por 14 años y la imposición de la medida de libertad vigilada por tiempo de seis años.
"TODOS EXPERIMENTARON PROCESO DE RADICALIZACIÓN Y ADOCTRINAMIENTO"
Echarri describe en el auto que "todos ellos experimentaron un proceso de radicalización y adoctrinamiento, planificado en distintas fases". En la última fase, Ikassrien dirigía "diversas reuniones" para transmitirles ideas religiosas y políticas "justificadoras del ideario y de las acciones" de las filiales de Al Qaeda en el conflicto sirio --como Al Nusrah y Estado Islámico-- y la "necesidad de participar activamente e incorporarse como integrantes de las mismas".
El grupo se dividía en dos: por un lado, en un núcleo directivo y un núcleo operativo y, por otro, las personas captadas por los mismos y que estaban llamadas a desplazarse a Siria --entre los que se encuentran los que se habían dedicado al adoctrinamiento--.
El núcleo directivo lo formaba Ikassrien, entre otros, que participó, como mínimo, en dos de las reuniones de adoctrinamiento y de la "posibilidad de participar" en la 'Yihad' celebradas en una finca propiedad del suegro de Benazzou en Santa Cruz de Pinares (Ávila), en septiembre y diciembre de 2013. También, se realizaron otros encuentros con el mismo fin en una tetería de Torrejón de Ardoz (Madrid), en noviembre de 2013, y otra en una vivienda sita en el Pantano de El Atazar, en mayo de 2014.
EL LÍDER NEGÓ CONOCER AL RESTO DE ACUSADOS
En el juicio que se celebró el pasado 20 de junio, el líder de la 'Brigada Al Andalus' condenó "todos" los tipos de terrorismo y se preguntó cómo va a enviar a yihadistas a Siria si los musulmanes desconfían de él al considerarle un "infiltrado de la Policía".
Ikassrien negó haber realizado labores de reclutamiento y dijo que no conocía "de nada" a la mayoría de procesados. Además, relató ante el tribunal los malos tratos y las secuelas que le quedan tras su paso por Guantánamo y recordó que tiene una demanda contra la Administración del expresidente George W.Bush en el Tribunal Supremo.
Asimismo, cuando fue preguntado por una de las defensas si cree en la yihad, Ikassrien se ha limitado a replicar: "¿Qué es la yihad?". Después de que el abogado ofreciera una explicación, el acusado ha apostillado: "Si sabe lo que es, ¿para qué me pregunta?".