Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pieza del motor de los A400M responsable de los fallos ya ha sido reemplazada en más de la mitad de los aviones

Airbus buscará ahora exportar el aparato incluso a Estados Unidos, aunque desconoce cómo lo recibirá la Administración Trump
La caja de engranajes del motor del avión de transporte militar A400M, responsable de los fallos que empezaron a detectarse en el aparato hace un año, ya ha sido reemplazada en más de la mitad de las 35 unidades entregadas a los Estados clientes.
Según ha explicado este jueves durante un encuentro informativo en Madrid con los medios de comunicación el presidente de la compañía en España y responsable de la división militar, Fernando Alonso, la pieza ha sido sustituida en ocho A400M de Reino Unido, siete de Francia y uno de Alemania. En total, 16 aparatos de los 35 que ya han sido entregados.
No obstante, la caja de engranajes sigue siendo reemplazada cada día en todos aquellos aparatos que han presentado problemas, por lo que a final de este año más de la mitad de los entregados ya tendrán la pieza nueva.
EN ENERO, YA EN LOS NUEVOS APARATOS
A partir del próximo enero, todos los A400M que salgan de la línea de ensamblaje final, que se encuentra en la factoría de San Pablo (Sevilla), ya tendrán la nueva caja de engranajes, mientras que continuará el proceso de sustitución en los aviones entregados, si estos presentan alguna incidencia.
El fallo fue detectado en diciembre de 2015 en una de las unidades de este avión de transporte militar entregadas a Reino Unido y afecta a las hélices que rotan hacia la derecha, es decir, las correspondientes a los motores 1 y 3. Las demás no presentan incidencia alguna.
Alonso ha explicado que la empresa fabricante de esta caja de engranajes, la italiana Avio "reaccionó muy bien" cuando surgió el problema, poniéndose manos a la obra para solucionar el problema, al tiempo que Airbus Helicopters también dispuso medios y personal.
A la pregunta de si tienen alguna estimación del sobrecoste que esta incidencia ha podido provocar sobre el programa del A400M, el presidente de Airbus España ha respondido que todavía no han hecho todos los cálculos porque es algo que tendrán que estudiar con los proveedores implicados, por lo que ha dejado para más adelante comunicar cualquier cifra.
Junto a estos problemas técnicos que viene presentando el A400M, que Alonso ha calificado de "maremoto" para la compañía, en mayo de 2015 Airbus Defence and Space tuvo que añadir el accidente de uno de sus aparatos en el aeropuerto de Sevilla, que se saldó con el fallecimiento de cuatro trabajadores.
14 ENTREGADOS ESTE AÑO
A pesar de todo ello, el presidente de Airbus España ha destacado que a día de hoy la compañía ha entregado sólo este año 14 de los 35 A400M entregados a los Estados clientes desde que se puso en marcha el programa. Uno de ellos ha sido el primero para el Ejército del Aire español; el segundo llegará a finales de 2017 o principios de 2018.
Además, Alonso ha comentado que el consorcio europeo también ha entregado este año las primeras unidades del A400M con capacidades tácticas y que éstas "poco a poco" se van incrementando.
Una vez superados los problemas, el objetivo inmediato para Alonso es tener "una cadena de producción estable", buscar la manera de reducir los costes y explorar el mercado mundial para conseguir exportar el A400M fuera de los Estados clientes.
"Con los 174 aviones comprometidos no es suficiente. Una vez está terminado, el avión se venderá solo y si tiene buen precio", ha afirmado, para después añadir que Indonesia ya ha mostrado interés en el aparato y está en plena negociación.
BUSCAR COMPRADORES POR TODAS PARTES
Alonso ha indicado que Airbus Defence and Space va a buscar nuevos compradores "por todas partes", desde América hasta Oceanía, desde Asia hasta África. Y, como lleva insistiendo desde hace varios años, también en Estados Unidos, el mercado más difícil por la presencia allí de Boeing.
Eso sí, Alonso ha señalado que no sabe qué se va a encontrar en Estados Unidos a raíz de la victoria de Donald Trump, pero ha subrayado que Airbus va a tratar de vender el A400M allí de forma que no sólo ofrezca el avión, sino que generarle al Ejército norteamericano la necesidad de poseerlo.
Alonso se ha mostrado también muy satisfecho con la firma con Canadá del contrato por el que este país adquirirá 16 unidades del avión C295 para misiones de búsqueda y rescate. Además, ha destacado que se trata de un "paquete completo" que, además de los aparatos, incluye el mantenimiento en condiciones operativas, que será suministrado por una 'joint venture' constituida por Airbus Defence and Space y la canadiense PAL Aerospace. Una vez cerrado el contrato, 185 aviones C295 habrán sido encargados por 25 países distintos.
"Con este contrato con Canadá aportamos mucho más que sólo un avión, lo cual es un mensaje importante, y demuestra que el C295 es líder del mercado en su segmento. Es un mercado pequeño y volátil, pero tenemos un producto que responde a ese mercado-nicho", ha dicho.
Lo que buscará el consorcio europeo a partir del próximo año será "generar más mercado" para el C295, fabricando nuevas versiones del aparato de forma más ágil que mantenga sus características más destacadas, y es que es un avión "sencillo, robusto y no caro".
LOS EUROPEOS DEBEN TRABAJAR JUNTOS
Sobre los retos futuros, Alonso ha valorado la decisión de la Comisión Europea de dedicar más medios a capacidades militares, ya que ha remarcado la importancia de que los países europeos trabajen juntos en su defensa común para así "mantener su soberanía".
Así, considera que el futuro avión de combate de Airbus que sustituya al Eurofighter no puede ser sólo iniciativa de Francia y Alemania, sino que deben implicarse el resto de Estados, algo que, a su juicio, sólo llegará si hay "voluntad política". "Si queremos mantener nuestra soberanía, no podemos ir cada uno por nuestro lado. Esperamos que España sea parte activa", ha resaltado.
En cuanto a la división civil de la compañía, Alonso ha señalado que la reducción del ritmo de producción del C295 y del A380 'superjumbo' podría afectar a 360 trabajadores en España a partir de 2017. La compañía, que se ha dado un plazo de dos meses para negociar con los sindicatos, aplicará medidas de flexibilidad interna y contractual.
El 50% de los afectados se recolocarán en otros programas (180-210 personas), por lo que el ajuste se situaría vía no renovaciones y finalización de contratos temporales se situaría en un rango de entre 150 y 180 puestos. Afectaría a las plantas de Getafe, Illescas (Toledo), Sevilla y Puerto Real (Cádiz).
NI SUPRESIÓN DE EMPLEO FORZADO NI ERE
El máximo representante del grupo en España ha indicado que está hablando con los proveedores para "minimizar" el impacto que estas medidas puedan tener en la cadena de suministro, de especial peso en Andalucía. Alonso ha admitido que tendrán que adaptarse como la propia compañía a la demanda del mercado, pero "en ningún caso la reducción generará supresión de empleo forzado o un ERE".
Airbus Group, que desde enero se denominará sólo Airbus, supone un negocio de 5.700 millones al año en España, con una contribución del 0,5% al PIB nacional, casi cuatro veces más que lo aportaba en 2000 (0,14%), y 40.000 empleos generados en toda la cadena de suministro. El peso del sector aeroespacial en nuestro país ha pasado del 40% al 66% en quince años. Solo en el área de aviones comerciales emplea en España a 3.400 trabajadores.