Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El avión A400M para el Ejército del Aire realiza su primer vuelo y será entregado en unas semanas

El primer avión de transporte militar Airbus A400M que recibirá el Ejército del Aire ha realizado su primer vuelo de forma satisfactoria, según ha informado este martes el consorcio europeo, que prevé entregar el aparato a España en las próximas semanas.
El avión, con número de serie MSN44, despegó ayer desde la línea de ensamblaje final del A400M, en la factoría que la empresa tiene en el polígono de San Pablo, en Sevilla, a las 15.25 horas, aterrizando de nuevo en el mismo lugar tres horas y 45 minutos después.
El piloto de pruebas responsable del vuelo, Nacho Lombo, comentó tras el aterrizaje que había sido "un placer volar este avión" y que está "seguro de que su combinación única de capacidades estratégicas y tácticas tendrá un efecto transformacional para las operaciones de movilidad aérea del Ejército del Aire como ya ha hecho para otros países".
Este avión es el primero de los 27 A400M que el Gobierno español se comprometió a adquirir. Hasta el día de hoy, Airbus Defence and Space ha entregado ya 24 aparatos a países como Francia, Reino Unido, Alemania, Turquía y Malasia.
PROBLEMAS TÉCNICOS Y EL ACCIDENTE DE SEVILLA
España recibirá el primer avión con más de un año de retraso, debido a los problemas técnicos que ha venido sufriendo el aparato desde su puesta en funcionamiento y que se han ido poniendo de manifiesto a medida que los diferentes países que lo han recibido lo han ido utilizando.
Además de estas incidencias técnicas, el consorcio aeronáutico tuvo que hacer frente al accidente que uno de sus aparatos sufrió en mayo de 2015 durante un vuelo de prueba en Sevilla y que causó la muerte a cuatro trabajadores.
Estos problemas no previstos han ensombrecido la calidad que se le presupone a este aparato, y todo cuando desde Airbus Defence and Space siempre se insiste en que el futuro del A400M es la exportación, es decir, venderlo más allá de los países que conforman el consorcio, para lo cual la empresa ya está en conversaciones con potenciales clientes en Oriente Próximo, Asia y América Latina.