Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Hemos pedido apoyo mil veces así como permiso para usar material y no se oía nada"

Son los primeros disturbios en las inmediaciones de Colón. Están muy cerca del cordón policial de la calle Génova. Allí tienen órdenes de aguantar. Se producen disparos de pelotas de goma, algunas cargas....Pero en el paseo de Recoletos varias furgonetas de la policia municipal estaban siendo atacadas y el grupo 7 de la UIP avanza en su auxilio. En ese momento llega un camión de bomberos. Responde a una llamada de la delegación de Gobierno. Hay una barricada en llamas en la calle Bárbara de Braganza. A su paso divide a los policíaas en dos grupos y algunos radicales lo usan de parapeto para avanzar. Hasta se suben a él. Es en ese momento cuando la situación se torna más peligrosa. Los antidisturbios son cercados y atacados con piedras y palos. La tensión se refleja en el tono de voz de un agente de paísano que pide ayuda. Los mensajes que envian los policías reflejan la gravedad de la situación. A los pocos minutos llegan los refuerzos. Es el grupo 9. También son recibidos a pedradas. En los mensajes de móvil tras los incidentes las quejas son constantes. Fueron 10 minutos y en esos minutos se produjeron más de la mitad de los cerca de 70 heridos que tuvo la policia en los disturbios del 22-M.