Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hillary: "Nunca dejes de creer que merece la pena luchar por lo que es justo"

Hillary Clinton era recibida en su comparecencia por los aplausos y una gran ovación. Desaparecida tras su derrota, se enfrentaba a su discurso más difícil, el más triste. "He felicitado a Trump", decía, "y le he ofrecido trabajar por el país". Porque es hora de garantizar un traspaso de poder tranquilo. Pedía perdón por no haber ganado, y aseguraba pese a su dolor seguir creyendo en su país, animando a seguir luchando por los valores, la igualdad y la dignidad, en los que siempre ha creído. Esta derrota duele, pero "nunca dejes de creer que merece la pena luchar por lo que es justo", ha recordado, dirigiéndose a los más jóvenes. Sin poder cumplir su sueño de convertirse en la primera mujer, presidenta de Estados Unidos, se despedía Hillary arropada por su marido y su hija. Eran sus primeras palabras tras una noche que acabó convirtiéndose para para sus seguidores en un funeral de lágrimas incontrolables, de abrazos de consuelo, de enfado... Clinton no se dejó ver en el centro de convenciones neoyorquino, en el que esperaba festejar la victoria. Su jefe de campaña pidió a sus seguidores que se fuesen a casa. Y lo hicieron, entre sollozos, sin dar crédito, abatidos, sin nada que celebrar.