Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Donald Trump, el magnate que ha puesto patas arriba el tablero político en EEUU

En España le conocíamos por su imperio, representado en la ostentosa y dorada 'Torre Trump' (Trump Tower) de Nueva York, por el reality 'El aprendiz' y su famoso 'estás despedido'. Dicen que en ese programa consiguió las tablas que ha demostrado en la campaña. Donald John Trump, de 70 años, nació en Queens, Nueva York. Casado tres veces, es padre de 5 hijos. Antes de cumplir los 30 ya estaba al frente del imperio inmobiliario de su padre. Pronto se convirtió en el emblema del empresario ególatra y sin escrúpulos. Contra pronóstico, logró ser el candidato republicano a la Casa Blanca. Se merendó a todos sus rivales, y llegó a ver 16, algunos muy potentes. A cada mentira, barbaridad o metida de pata sumó más popularidad, y todo hay que decirlo, mayor cobertura mediática. No le ha tumbado nada. Ni el rechazo dentro de su propio partido, ni su sintonía con Putin ni su desprecio a los hispanos, sus bromas sobre los discapacitados o su perfil de depredador sexual. Su fortuna sopera los 4.000 millones de dólares, su imperio se extiende por más de 500 organizaciones y empresas. Pese a ello, ha conseguido erigirse en el mesías antisistema de las clases medias y bajas. Por el camino, ha partido en dos a la sociedad estadounidense, ha agitado el odio con su retórica agresiva, ha dado alas a la extrema derecha. Tiene el mérito de haber puesto patas arriba el tablero político, de haber sabido atraer todos los focos; de haber pasado de estridente bufón a posible nuevo inquilino de la casa blanca.