Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El invierno se instala sin paliativos en el Pirineo oscense

Desde ayer sigue nevando con intensidad y con mucho frío, que se nota más debido al fuerte viento. Los esquiadores no han podido subir durante la jornada a las pistas porque la estación ha cerrado debido a las malas condiciones meteorológicas. En todo el pirineo oscense está activada la alerta roja por nevadas y la amarilla por riesgo de aludes. Así que se marchan de la zona, o lo intentan. Los que se quedan mejor van retirando nieve por lo que se espera para las próximas horas. En el pirineo Navarro hay alerta naranja por nevadas y también hay riesgo de aludes. En Roncesvalles han caído 40 cm de nieve, un manto blanco perfecto para jugar y hacer fotos o para ver por primera vez el agua en este estado.