Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ejecutivo insiste en que sólo retomarán la mesa de diálogo con "propuestas razonables"

Celestino CorbachoReuters
Las reacciones a la propuesta de la CEOE a reiniciar el diálogo social en septiembre no se han hecho esperar. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha manifestado este martes que el diálogo social debe partir no sólo de declaraciones, sino de una "base documental". El ministro ha pedido esperar a septiembre para tener más datos sobre la evolución de la economía y hablar de esta reanudación del diálogo.
De momento, el 27 de agosto, comparecerá en el Congreso de los Diputados el ministro de Trabajo, para explicar la ruptura del diálogo social. A petición de los grupos parlamentarios, Celestino Corbacho deberá detallar las razones del distanciamiento definitivo entre Gobierno, sindicatos y patronal.
Propuestas antisociales e insolidarias

Desde el Gobierno y en boca del portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, José Antonio Alonso, han exigido que si desde la patronal se busca llegar a algún acuerdo, debe hacerse mediante propuestas "razonables" y no, como hasta ahora, "desmesuradas, antisociales e insolidarias".
Alonso también ha aprovechado para cargar contra el PP, por "sumarse de modo inmediato" a la propuesta de la CEOE. En su opinión, al principal partido de la oposición "le da lo mismo los pensionistas, los trabajadores, los servicios públicos", porque "lo único que les interesa es tratar de recuperar el poder político. "Ellos cuanto peor, mejor", ha sentenciado.
Reacciones populares

Y desde el Partido Popular devuelven la pelota. La secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, ha afirmado que si la mesa de diálogo social no obtuvo sus frutos fue porque "Zapatero no quiere reformas ni las ha querido nunca". Cospedal ha acusado al presidente del Gobierno de que lo único que quería era "una acuerdo sin contenidos, simplemente una foto".
Desde el Partido Popular ven un lado positivo al fracaso del diálogo social y es que según ha asegurado Cospedal, "el presidente del Gobierno se ha desenmascarado", al revelarse "irresponsable ante la crisis, voluntarista y con unas dosis elevadas de sectarismo y autoritarismo".
Para los populares, el Gobierno no ha hecho frente a los problemas económicos de los españoles. Frente a ellos, según Cospedal, el Gobierno ha mostrado una "total falta de respuestas", una "ausencia completa de ideas", una actitud de "esperar a que escampe" y, si acaso, una serie de "medidas paliativas, no estructurales, que han supuesto un incremento espectacular del gasto".
Llamazares apoya a los sindicatos
El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha lanzado un mensaje de apoyo a los sindicatos tras la ruptura del diálogo social. Llamazares comparte la postura de CCOO y UGT sobre la propuesta de los empresarios.
Según el portavoz de Izquierda Unida no se puede negociar el abaratamiento de los despidos ni el descenso de cuota patronal a la seguridad social