Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PISA revela grandes diferencias entre alumnos de distantas CC.AA.

ESOcuatro.com

El informe del Programa para la Evaluación Integral de Alumnos de 2015 (PISA, por sus siglas en inglés) conocido hoy revela grandes diferencias de rendimiento entre los alumnos de las distintas comunidades autónomas. Castilla y León, Navarra, Madrid o Galicia obtienen resultados próximos a los de los países mejor clasificados en el informe. En genreal, el rendimiento de los alumnos españoles de 15 años mejora ocho puntos en Lectura hasta los 496 puntos en el informe del Programa para la Evaluación Integral de Alumnos de 2015 (PISA, por sus siglas en inglés) respecto al anterior (2012), situándose por primera vez por encima de la media de los países de la OCDE (493 puntos) y de la Unión Europea (494 puntos).

El informe PISA 2015 aporta por primera vez datos de todas las comunidades autónomas en las tres competencias -Lectura, Matemáticas y Ciencias- que muestran grandes diferencias de rendimiento entre ellas. Algunas, como Castilla y León, Navarra, Madrid o Galicia obtienen resultados próximos a los de los países mejor clasificados en el informe PISA 2015.
En Ciencias, Castilla y León se sitúa a la cabeza, con 519 puntos, 26 por encima de la media española (496 puntos) y a una distancia de 46 puntos de Andalucía (473), la peor situada; en Matemáticas, Navarra lidera la tabla con 518 puntos, 32 más que la media de España (486) y 66 puntos más que Canarias (452), y en Lectura Castilla y León se coloca a la cabeza (522), 26 puntos mas que la media y 47 más que Extremadura.
En genreal, el rendimiento de los alumnos españoles de 15 años mejora ocho puntos en Lectura hasta los 496 puntos en el informe del Programa para la Evaluación Integral de Alumnos de 2015 (PISA, por sus siglas en inglés) respecto al anterior (2012), situándose por primera vez por encima de la media de los países de la OCDE (493 puntos) y de la Unión Europea (494 puntos).
España también sube dos puntos en Matemáticas (486), aunque continúa por debajo del promedio de la OCDE (490) y de la Unión Europea (493). En Ciencias (493) baja tres puntos, quedándose al mismo nivel que la media de la OCDE y ligeramente por debajo de la UE (495). Cabe señalar que el promedio de los países de la OCDE en esta edición ha caído en todas las áreas: ocho puntos en Ciencias, dos en Lectura y cuatro en Matemáticas.
Estos son los principales datos de este informe internacional. En esta comparativa han participado 540.000 alumnos de 72 países, que representan a 29 millones de jóvenes.
Las pruebas las realizaron en España 37.000 alumnos de 980 centros de todas las comunidades autónomas en el segundo semestre de 2015 cuando aún no se había implantado la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que es la etapa en la que se encontraban los estudiantes examinados, la mayoría del último curso (4º).
Este estudio internacional mide cómo manejan sus conocimientos en Lectura, Matemáticas y Ciencias, aunque en esta ocasión, el informe se centra sobre todo en la última de estas tres competencias. La OCDE define la competencia científica como la capacidad del estudiante de involucrarse en cuestiones relacionadas con la ciencia, de poder participar en discusiones razonadas en este ámbito, explicar fenómenos científicos e interpretar datos.
La competencia lectora, según esta organización internacional, permite a los alumnos entender textos escritos, reflexionar, desarrollar sus conocimientos y participar en la sociedad. La matemática la define como la capacidad para formular, emplear el razonamiento matemático en una variedad de contextos y tomar decisiones bien fundadas.
SINGAPUR A LA CABEZA Y FINLANDIA BAJA
El país mejor clasificado en las tres áreas es Singapur, pese a bajar en dos de ellas: 556 puntos en Ciencias, dos más que en el informe anterior; 564 puntos en Matemáticas, nueve menos, y 535 en Lectura, siete puntos menos. En la primera de las competencias, le sigue Japón (538) y Estonia (534); en Matemáticas, Hong Kong (China), con 548 puntos, y Japón (532); y en Lectura, Hong Kong y Canadá (ambas con 527) y Finlandia (526).
Finlandia en esta edición de 2015 experimenta un retroceso en las tres áreas evaluadas, sobre todo en la de Ciencias, en la que ha obtenido 531 puntos, 14 menos que hace tres años. Aún así, los alumnos finlandeses siguen muy por encima de los españoles y por delante de la media de los de los países de la OCDE y la Unión Europea en todas las competencias.
MENOS REZAGADOS Y POCOS EXCELENTES
Si se comparan los resultados en una escala de niveles de rendimiento en Ciencias, España, con un 18%, tiene una proporción de alumnos rezagados inferior a la OCDE y la UE (22 y 21%, respectivamente), algo que desde el Ministerio de Educación señalan como un "indicador de equidad". Sin embargo, los alumnos excelentes en este área representan el 5%, un dato inferior al 8% de la OCDE y la UE.
En Lectura pasa algo similar: 16% de rezagados frente al 20% y 19% de la OCDE y la UE, respectivamente; y un 5% de excelentes en comparación con el 8% de la OCDE y el 9% de la UE. En Matemáticas, España cuenta con una mayor proporción de alumnos con peores resultados (22%), igual que la media de la UE y un punto menos que la de la OCDE (23%), mientras que los excelentes sólo llegan al 7% frente al 10 y 11% de la OCDE y la UE, respectivamente.
LAS CHICAS, LOS MIGRANTES Y LOS REPETIDORES
En lectura, las chicas presentan mayor rendimiento que sus compañeros varones en todos los países analizados. En Matemáticas, los chicos superan a las chicas, aunque las diferencias no son tan grandes como en Ciencias, donde los alumnos obtienen resultados significativamente superiores a los de las alumnas (excepto en Finlandia o en Bulgaria).
El informe indica que los alumnos de origen migrante, en general, obtienen perores resultados que los alumnos nativos y en esto a España le queda todavía mucho por hacer, pese a haber avanzado en el terreno de la integración, según la OCDE. La excepción se da en Singapur, Malta o Hungría, donde los migrantes, posiblemente por su nivel socioeconómico, consiguen mejores puntuaciones.
El alumnado repetidor sigue siendo muy superior en el sistema educativo español, donde un 31% lo hace una o dos veces en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), 19 puntos porcentuales más que la media de la OCDE (12%) y 16 más que la UE (16%). La situación es, según los autores del informe, "preocupante" en todas las comunidades autónomas, que va desde el 21% de Cataluña hasta el 40% de Baleares.